No es pais para madres

Cuando los padres se separan. Desde el punto de vista del hijo

| 17 Comments

Ultimamente no paro de ver post de todo tipo sobre la separación de los padres.

Mi padre y mi madre se divorciaron cuando yo y mi hermano teníamos 4 y 6 años respectivamente.

No voy a entrar en detalles escabrosos, que los hay a millares, ni en los motivos de la separación, que la sé, ni los gritos, discusiones, situaciones bochornosas y demás que tuvimos que pasar.

Con este relato solo quiero concienciar a los padres que estén pasando o hayan pasado por algo parecido. Quiero hablarles desde el punto de vista del más débil, el hijo.

No me quiero imaginar lo doloroso que tiene que ser todo el proceso de separación, el cambio de vida, la reorganización tanto económica como sentimental, las personas que están a tu alrededor y te decepcionan o las que, por el contrario, te hacen afianzar aún más los lazos por todo el apoyo prestado, el no poder ver a tus hijos cuando quieres etc.

Pero creedme si os digo que es mucho más duro para un hijo cuya vida entera gira en torno a sus padres y, si esto se tambalean, también lo hará todo su mundo. No hace falta decir lo peligroso que es esto cuando, entre otras muchas cosas, la personalidad y madurez de un niño se está forjando.

Después de esta medio bronca, parece que no doy salida alguna. No estoy diciendo, ni mucho menos, que la gente no se debería de separar por no hacer daño a sus hijos. Afirmo, tajantemente además, que pasaría una y mil veces por todo lo que pase de pequeña con tal de ver lo felices que son mis padres ahora sin estar juntos. Cada uno a su manera, claro.

No podemos impedir que  nuestros hijos sufran pero podemos enseñarles a llevar ese dolor.

Mis padres no los hicieron bien. De hecho siguen sin hablarse.

Fue una separación traumática donde las haya pero jamás sentí alejarse a ninguno de los dos de nuestro lado.

De hecho, me pase la mayor parte del tiempo compartiendo la custodia con ambos.

Tengo muchas cosas que reprocharles. Muchas palabras de despecho hacia el otro progenitor que un niño nunca debe de escuchar. Muchos momentos que me hubiera gustado estar con alguno y no podía por el puto régimen de visitas. Muchos años hasta que logré perdonar. Muchos recuerdos que deseo olvidar.

Pero me han enseñado a ser más fuerte, a ver que los padres se equivocan, a llevar los problemas cuando crecí de otra manera.

He llegado a la conclusión que unos padres maravillosos no han tenido porque ser los mejores esposos.

Y bueno, a modo de conclusión. No os podéis imaginar lo que duele que se nos trate como monedas de cambio para hacer daño a la otra parte de la película. El estar en medio de una guerra que tú no has creado. El entrar en pánico cada vez que se acercaba la comunión, cumpleaños y demás celebraciones porque es motivo de discusión entre ambos.

No iba a entrar en detalles pero me tiráis de la lengua y yo me lio muy pronto.

Quiero terminar diciendo, porque si no me tiraba horas con esto, que no es bueno que unos hijos crezcan en un hogar donde no hay amor. No pasa nada por querer volver a ser felices. Será duro para vuestros hijos pero tarde o temprano lo entenderán. Eso sí, no les pongáis en contra de la otra pareja. Pensaréis que es una buena forma de hacer daño a la otra persona que tanto odias. Pensaréis, incluso, que es la única manera de que el niño te quiera más. Estaréis en el convencimiento de que, si no ve a ese ser que tanto odias, será lo mejor para todos.

La realidad es que todo eso se volverá en contra vuestra y crearéis una heridas para toda la vida a los seres que supuestamente queréis tanto.

Yo he salido y quiero a mis padres muchísimo. Pero, ahora que no me oyen, tengo heridas que no creo que se curen jamás y sigo encontrándome con situaciones muy embarazosas por culpa de que aún no han sido capaces de dirigirse la palabra, ni por nosotros.

Cada vez estoy más convencida de que, para algunas cosas, seguimos siendo unos niños.

Post relacionados

17 Comments

  1. Sinceramente he pasado por esto pero no en lo personal… Hoy en día lo de divorciarse creo que lo toman más que un cachondeo que por sus propios sentimientos y como bien dices, sufren los hijos por que después hay algunos que se echan la culpa de si sus padres lo hicieron por ellos…
    ¿Has visto alguna vez La que se avecina? ¿la relación de los kukis? ese tira y afloja? de.. ahora si ahora no.. nos casamos, nos divorciamos… pues la verdad si te digo algo, es que eso se ve a millares… y encima ellos creo que se excusaran diciendo… no sentimos ya el uno por el otro … claro que sí pero y ese amor que os unia cuando os casasteis cuando os fuisteis a vivir juntos o cuando decidisteis tener un niño?¿?
    Espero y deseo que cuando llegue mi epoca de casarme y tal no me pase lo mismo por eso siempre hay que estar super segura de tu pareja y SIEMPRE de uno mismo…
    Gran post 😉 Bonita!

    • Si, es cierto que hay que tener cuidado con quien tienes los hijos. No se pueden tener a la ligera. Pero si crees que no eres feliz con la persona es mejor separarse está claro. Aunque hay maneras y maneras de hacerlo.
      Un besito!! y gracias como siempre XD

  2. Yo tampoco he pasado por eso, pero imagino que si ya de por sí un divorcio es algo traumático para un hijo, que ve derrumbarse su mundo, si encima los padres acaban tirándose los platos el uno al otro y usando a sus propios hijos como monedas de cambio o proyectiles, los hijos deben pasar por experiencias muy duras.
    Al menos en tu caso, has podido perdonarles y ahora eres feliz al verles felices a ellos, aunque sea cada uno por su cuenta.
    ¡Un besote enorme!

    • Muchas gracias. Hay cosas que no se me pasarán pero creo que lo he ido superando, eso es lo importante no?. XD.
      Un besazo enorme y muchas gracias por tu comentario.

  3. Bueno, felicidades por este post, por contar algo de una forma tan personal y sincera, Anita, eres la caña, eso te lo digo ya.

    Yo lo digo aquí, que tampoco me oye nadie, pero tengo una historia desde el otro lado también, la de los padres que no se quieren pero están juntos “porque es lo que toca” o por lo hijos y es infinitamente peor, porque vives en ese mundo en el que no hay amor, en el que no se quiere hacer nada en familia, creces sin apego con nadie, ni con tus padres ni con tu hermano, porque vives entre gritos y de todo que ya te puedes imaginar, en fin, yo huí de ahí en cuanto pude, a la que fui mayor de edad… Y al final es lo que dices, maduras, las cosas cambian, pero hay heridas que no se curan nunca, mi padré falleció sin que prácticamente tuvieramos contacto ni nos habláramos, y mi madre ha tardado cinco meses en conocer a su única nieta, y ahora bueno, lo sobrellevamos. Pero si algo he aprendido y tenido super claro es que V iba a nacer en un hogar en el que viera amor entre sus padres, y tengo la infinita suerte de haber encontrado al mejor hombre del mundo (o uno de los mejores vaya, que todas tenemos buenos mozos) y de que las cosas vayan a ser diferentes y por lo menos me haya servido para ahora criar con el máximo apego y amor del mundo, y yo te lo digo ya, vas a ser una madre increible.

    • Se me han saltado las lágrimas vale?, me has tocado la patatita. Vaya historia la tuya, y yo ando quejándome sin saberlo.
      Lo importante es que le diste la vuelta a la tortilla y has creado un hogar maravilloso para V. Hay cosas que no olvidarás jamás ni tampoco perdonarás pero has hecho tu vida y eso es muy importante. V tiene mucha suerte de teneros.
      Y, bueno, ahora te queda tu madre (siento lo de tu padre). Poco a poco espero que la relación sea, al menos, cordial. He de decirte que mi hermano tiene una versión algo distinta de la mía. Al ser el más mayor le pilló más la historia y a él le está costando mucho más todo. Poco a poco

      Muchas gracias por tus palabras.

      Mil besos y abrazos y besos otra vez y de tó 😉

  4. Es algo muy complicado. Hay padres como dice Anabel, que no se quieren pero siguen juntos porque creen que es lo mejor para los niños.

    Personalmente no comparto esta idea, ya que los hijos no son tontos y se dan cuenta, además de que para los adultos ésa no es una vida digna y adecuada. Primero tienes que estar tú bien, porque si no lo estás, no podrás estarlo con tus hijos.

    En cuanto a la separación, mis padres tampoco se hablan. Me pilló “muy mayor” (22) pero bueno, que no quieran compartir su vida no debería implicar que tengan que estar amargando a los niños e intentado echar mierda al otro. Cada uno de ellos forma parte de su vida, y sólo por eso ya tendría que tener ese respeto y consideración el uno x el otro.

    Salu2

    • Si, desde luego es mejor estar separados. Yo no hubiera perdona que siguieran juntos sin quererse. Eso es todavía peor. Al menos fueron coherentes.
      Te pilló de mayor sí, pero seguro que también duele.

      Son cosas que pasan. Cada uno tiene su propio drama y hay que aprender de todo ello.

      Un besito y gracias por tu comentario

  5. Hola no sabes como te entiendo mis padres se separaron cuando yo tenia 6 años y mi hermano 8 es tal cual lo cuentas ahora que pasaron los años lo ves de otra manera pero hay queda esos momentos tan malos vividos ..

    Muy buena entrada te sigo en twitter y te dejo mi blog por si te quieres pasar
    http://aidaerian.blogspot.com.es/
    Gracias

    • Gracias por tu comentario. Ya me pasé por tu blog, lo habrás visto ;).

      También fuiste jovencilla cuando pasó. Eres de las mías.

      Desgraciadamente es más común de lo que parece.

      Un besazo!!

  6. Hola preciosa, enhorabuena por abrirte y contarnos tu experiencia. Si te digo la verdad tengo dos casos muy muy cerca y sé muy bien de lo que hablas. Ojalá los padres no montaran guerras por los niños y les dejaran vivir su infancia tranquila sabiendo que tienen por cada lado un papá y una mamá que les quiere. Pero es difícil porque casi siempre está el odio y el rencor de por medio. Hay que pensarse muy bien con quién se tienen como bien dices, y aunque si no sabemos si saldrá bien o no por lo menos podríamos pensar en si esa persona sería un buen ex o algo así. Un besote y aunque esa herida no cierre nunca espero que por encima le puedas poner la tirita de una maravillosa familia que formarás tú.

  7. Guapa!!! gracias por tu comentario que no entiendo como lo acabo de ver a estas alturas XD.

    Un besazo

  8. Pingback: Mi boda en Venezia. | No es país para madres

  9. Uff! Me siento totalmente identificada con este post. Como ya te dije, mis padres se divorciaron cuando mi hermano y yo teníamos esa misma edad.
    Hay muchas espinitas clavadas y rencor contenido, por muchas situaciones y comentarios sobre uno y otro.
    No sé si te pasa pero yo recuerdo mucho algo que parecerá una tontería, pero para un niño es un cambio muy brusco: Cuando, por ejempo, hablaba con mi padre sobre mi madre, y pasó de ser “mamá”, a “mi madre”.
    Por mi parte creo que esta experiencia ha hecho que tenga más ganas de tener mi propia familia y mi “hogar”.
    Y por lo menos nos ayudará a ser mejores madres y saber hacerlo mejor si algún día (ojalá no!) tenemos que pasar por la misma situación.

    • Mi padre, directamente, se pasaba día si, día también, criticando a mi madre… En fin!! que espero que nosotras no cometamos los mismo errores porque me daría algo en serio, no me lo perdonaría.

      No lo haremos, a que no? XD

      Un besazo

  10. Ojalá mi hija haga como tú y sea capaz de perdonarnos.
    En mi caso nos vamos a divorciar en unos días, mi hija tendrá 4 años en un par de meses y como padre, siempre he temido este día, pues sabía que un día llegaría.
    La convivencia con su madre me ha sido imposible y ambos de una forma u otra sabemos que es imposible continuar juntos.
    He procurado ceder lo máximo posible para que mi hija sufra lo menos posible. A cambio de dinero y de otros sacrificios puedo estar con mi hija 12 días al mes. hubiera querido 15 y poder llevarla al colegio, y acostarla cada noche como hago ahora, pero sé que lo que ahora pierdo y aunque me pierda partes de su infancia terriblemente importantes para mí, se que lo estoy haciendo bien, pues lo que ha presenciado hasta este momento no ha sido lo que debería. Ha sido testigo de cosas que ningún niñ@ debería ver y sé que no puedo seguir en esa relación porque no tengo fuerzas ya para soportarlo.

    Siempre he tenido claro que el derecho de mi hija es estar con su madre y su padre por igual y sé que su madre al menos de palabra también. Jamás le hablaré mal de su madre ni me opondré a cuando ella quiera visitarla o estar con ella…
    Quiero para mi hija lo mejor y en base a ello he procurado que nuestro acuerdo sea lo má flexible posible y por mi parte jamás alimentare rencor hacia su madre, no tengo derecho a odiarla, porque la he querido y mucho, Simplemente se terminó el amor.

    Pero mi hija, igual que tú, sufrirá, y eso, cargará siempre sobre mi, hasta que ella misma me dija, Papá, he sido feliz me lo has dado todo y siempre has estado cuando te necesité… esas palabras serán mi alivio, algún día.

    • Hola Nacho… siento mi post porque seguro que te ha hecho más daño del que ya tienes al ver la otra cara de la moneda.

      Te puedo decir muvhas cosas pero creo que lo más importante es que sigas ahí… Va a ser duro pero yo jamás me sentí abandonada por mi padre y eso es al final lo que importa. Tampoco renuncies a tus derechos como padre por tener la fiesta en paz. No vas a poder impedir que ty hija sufra, ni siquiera hacer las cosas perfectas pero si sigues ahi, intentado ejercer como padre aunque sea dificil, tarde o temprano verás que todo será más fácil para todos y que tu hija con el tiempo ha sabido tirar hacia adelante.

      Muchísimo ánimo y no te arrepientas jamás de tu decisión poque es mil veces mejor ver a tus padres separados siendo coherentes que juntos viviendo una mentira.

      Permítete equivocarte que es de valientes y eso lo valorará tu hija por encima de todo.

      Un besazo

Deja un comentario

Required fields are marked *.