No es pais para madres

Llevo sin salir de casa desde el lunes

| 17 Comments

Pues eso, que llevo sin salir desde el lunes y sin ducharme desde antes de ayer.

Así de guarra y con mucho sueño me presento para con ustedes mis sufridos lectores.

Ir al mercadona me resulta igual de fascinante que con 20 años ir a una rave. Sí, yo era de esas. Coleta alta, eyer line blanco marcado a fuego y plumas color negro para parecer más malota. Chicle en boca masticándolo como sino hubiera un mañana, era la reina del banco de enfrente del colegio. Así empecé a fumar, ni me lo tragaba en un principio pero daba igual. Ese humo que salia tan sofisticadamente de mi boca me daba un aire de femme fatale que adoraba.

Luego me lo empecé a tragar, como tantas otras cosas en mi vida que casi me llevan a la perdición…

Pero no he venido a hablar aquí de mi pasado choni.

El hecho que nos ha hecho hoy reunirnos aquí este nuestro blog es contaros que si voy a la peluquería (una vez al año si acaso) me voy a comprar el pan para lucirme un poco. Y eso tiene mucho de triste porque no hace falta que vaya, ya que compramos el pan de la semana y lo congelamos.

El otro día, comprando dos piezas de gallo en la pescadería, divagaba sobre mi nueva vida mientras le cortaban la cabeza a esos pobres peces. Entonces me sorpredí a mi misma meciendo el carro de la compra, tanto que casi me vomita el redondo de ternera.

Y donde estaba Diego? con su bendita abuela. Ese ser que se tiene ganado el cielo y todas las estrellas de la residencia. Esa persona que antes te llenaba de besos y que ahora se da cuenta de que estás en la misma habitación cuando lleva media hora abrazando a su nieto y te dices frases tipo

Anda, ¿Estás ahí? Hazme un café, ¿no?

Y tu te quedas en plan… ¿¿Mami??

No me mal interpretéis, me encanta mi nueva vida. El otro día mi hombre me preguntaba que qué hubiera pasado si no hubíeramos podido tener hijos

Hubiera sido lo peor que me podría pasar

Sorprendidísimo todo él, me miró ojiplático y yo le odié aún más.

Durante el solitario y mal pagado camino de la maternidad te das cuenta que el amor que vas sintiendo por tu retoño es inversamente proporcional al que sientes por tu pareja.

¿Se pasará? Espero que sí porque en vez de ver la sección de decoración del Ikea (próxima parada) veo la de los cuchillos, y me asusta. Y mucho.

Frases lapidarias

Anda hoy, ¡Qué bien! ¿eh? tonta, te quejarás. Ha venido tu madre por la mañana, por la tarde un ratito tu padre y ahora lo estoy bañando yo

¿Pero de qué te quejas? ¿No querías ser madre?

Todavía tienes tripa pero lo compensas con esas pedazo de…

Le sonrríes, procurando que te vea bien los dientes como si fueras un rottweiler, y juras que te vengarás. No sabes cuando, ni como, pero lo harás.

Y lo peor de todo es que cuando sale de él quedarse con el bebé, tarea que debería ser compartida equitativamente pero que es más una leyenda urbana que otra cosa, te pones al ordenador y empieza un batallón de pestañas llenas de las últimas tendencias de  Zara mini, C&A, H&M, información sobre alimentación complementaria, de como se le limpian bien los oidos, que si es normal que tosa para llamar la atención, etc.

¿Estamos locas?

Y se lo llevan cuando les suplicas que no puedes más, que no has dormido, que necesitas hacer no sé qué del trabajo y no te deja, que tienes que ducharte o, simplemente, ir al baño (porque para que os lo voy a ocultar…Llevo tiempo prefiriendo dormir antes que ir al WC) y cuando estás diez minutos sin ese ser que te consume lo empiezas a echar tanto de menos que llamas al desgraciado que te lo ha arrebatado y como se le ocurra no cogértelo al primer tono estás apunto de llamar a la policia.

Otra cosa que me encanta de la maternidad es cuando te vas a hacer alguna cosa al centro super importante como comprar verduras y llegas a casa y te das cuenta que tienes un trozo de caca pegado de tu hijo en la mano.

Venga si!! Ahora soy yo sola a la que le pasa ¿no?

Bastante que me da tiempo a llevar bragas.

Y es que, pasan los días y, mientras le llevo en brazos de morfeo al acostarme pienso

No he hecho otra cosa hoy que ser madre

Y me encanta.

Post relacionados

17 Comments

  1. No estás sola :) me siento taaan identificada con tu post! Justo el otro día le decía a mi hermana que me deprimía un poco el hecho de que salir hacia el supermercado era mi salida más social, pero al igual que tu no lo cambiaría por nada. sé que eventualmente crecerá y yo volveré a salir con ropa decente (cero leggins y jeans) y volveré a las citas semanales de la peluquería, pero mientras tanto me disfruto como loca las tardes de manualidades y las repeticiones infinitas de Pocoyó. :)

    • A mí me encanta de verdad, me fastidia lo poco justo que es el hecho de que, aunque trabajes, el niño te lo cargas tu casi al completo. Espero que sea sólo porque es muy pequeño aún y que la cosa cambie porque vaya telaaa

  2. Precisamente acabo de discutir con mi marido porque dice que en cuanto tengo un minuto libre estoy liada con el móvil. Le intento explicar que en la hora y media que he estado en una plaza jugando a la pelota con mi hijo en la plaza no lo he mirado, ni tampoco en la otra hora y media que tardo en dormirle, ni cuando trabajo, me ducho o como. Y que aprovecho esos momentos mínimos para tirarme como loca a ver qué tengo atrasado. Pues siempre hay alguien que te dice que te pasas la vida en fb o wasapeando cuando en realidad solo lo haces cuando te ven. Como si las madres aprovecharamos para repachingarnos en el sofá cuando se lleva alguien al niño, ¡si no paramos! Menos mal que ya sabemos lo que toca y lo llevamos con dignidad.
    En tu defensa diré que no eres la única que hace esas cosas, el otro día en una entrevista tuve que rebuscar la grabadora en un bolso lleno de pañales, galletas, aspitos…

    • Es desesperante muchas veces, incluso somos nosotras las tontas porque nos sentimos culpables constantemente si pretendemos hacer alguna cosa que no sea relacionada con la recién estrenada familia.

      Pero bueno!! menos mal que inventaron los blogs para poder desahogarnos 😉

  3. Ay cómo te entiendo… Y qué poco nos entienden las que no están igual… Y los maridos…en fin.
    Te cambia la vida radicalmente.

  4. ¡Jajaja! Aquí una seguidora que ya va a sumiendo que durante muchos días no tendrá tiempo de hacer otra cosa que ser madre. Por cierto, la afición por recorrer a solas los pasillos de Mercadona debe ser algo que nos viene de serie con la revolución hormonal, porque yo también lo he convertido en mi mayor hobby.

    • Es muy triste pero qué le vamos a hacer?, ya se pasará y tendremos más autonomía, o no. Esto es así. En menuda nos hemos metido jaja

  5. Ay Anita! Cuanta verdad hay en este post y que poco se cuenta! Mira que tengo amigas madres (a las q ahora admiro mas), y sabia lo que siempre dicen, que un bebe te cambia la vida, pero… Taaannnnto???
    No es que te la cambie… Es que dejas de tener vida propoa simplemente! Mi bebe tiene dos meses y poca esperanza me das, jejeje. Yo que salia super mona hasta para ir al super, y ahora me pongo la misma ropa una y otra vez, no me da lugar ni a lavarme los dientes despues de comer, y el dia que me toca lavarme el pelo miedo me da. Pensaba volver al gimnasio despues de la cuarentena, y ahora pienso… Ingenua de mi! Jajaja
    Tambien es cierto que un bebe pone a prueba a una pareja… Y eso que ahora ayudan mas que antes! Pero toda ayuda es poca y a veces entran ganas de matarlosssss. Y ellos pueden seguir con su vida, entrando y saliendo como si nada… Y si pides ayuda, un momento, porque tienen algo que hacer antes (el mio siempre es “fumarse un cigarrito”)!!!
    En fin, que esto de la maternidad es mas duro de lo que parece, pero claro, luego tu bebe te mira y sonrie o te dice un “ago” y te olvidas de toooooodo! Y piensas que no puedes pedirle mas a la vida!

    • Yo nunca he sido tan feliz pero no deja de ser duro.

      Llevas toda la razón en lo que ellos siguen con sus vidas, es muy cierto. Se nota en todo, incluso enlos planes que hacen. Me dice el otro día: tengo ganas de que nos vayamos de vacas y tirarme toooooda una tarde leyendo. Y lo miras queriéndolo matar mientrás no sabe por qué estás así. En fin.

      Te doy esperanzas porque a pesar de ser cada vez más duro, aunque no lo cambio por los primeros meses ni de coña, cada minuto que pasa eres más feliz y con eso te sobra. Hay veces que te supera pero yo no me he sentido nunca tan llena en mi vida como ahora.

      No puedo pedir más

  6. Ay, qué razón tienes!! A mí también me fastidia mucho que los padres de las criaturas se crean que “ayudan” mucho, como si el niño fuera solo nuestro y ellos fueran unos angelitos que nos relevan de “nuestra” tarea un ratito para que veamos lo detallistas que son!! Y lo del Mercadona, suscribo palabra a palabra lo que dices, cuando puedo, me pinto los labios en el ascensor (después de comprobar que no voy en zapatillas de casa y de que el vómito de mi niño no se nota demasiado) y me paseo por las distintas secciones como la que va al Prado!!! Pero sí, soy indudablemente más feliz que antes, y yo sí, pese a que a veces (bastantes) me lo cargaría, quiero a mi marido más que antes también, porque me ha hecho el mejor regalo del mundo y porque lo quiere más que a mí! 😉

    • Me ha encantado tu comentario!!! no puedo decir más jaja.

      Yo soy súper feliz, llena de caca, de mocos, de ojeras de todo. No cambio esto por nada

  7. Pues disfruta de todo eso porque un día se harán grandes y si ahora no duermes bien, espera unos años y te aseguro que dormirás peor.

  8. Hola Ana, se que cerraste el blog porque te faltaba tiempo para escribir así que no se si leerás esto, pero por lo menos lo quiero intentar. Además te escribo este comentario en esta entrada y no el última porque este esta es la entrada que practicamente te han plagiado:
    http://mifamiliaenconstruccion.blogspot.com.es/2014/09/bienvenida-maternidad.html

    Ya he comentado también en la entrada de esta persona, que por lo menos espero que te pida perdón.
    No puedo escribirte mucho más puesto que yo también tengo un bebe que requiere toda mi atención, solo darte las gracias por haberme hecho pasar tan buenos ratos con tu blog y que espero que algún día vuelvas a él.
    Besitos.

    • Hola Vero, pues llevo unas semanas que quiero volver por lo que pronto os doy la noticia. Muchas gracias por todo porque si me estoy decidiendo a volver es por vuestras palabras de apoyo, sobre todo.

      No me deja acceder al blog… Pone que es privado :( no puedo verlo. ¿Como accediste tu?

      • Hola Ana.antes el boj era público pero desde el mismo día q Vero dejo su comentario ya no se puede entrar. Q gran decepción….en fin. Ánimo en tu nueva decisión!

        • Vas a volver? Que alegría! :)

          Como bien dice Beatriz, desde el mismo día que le dejé el comentario a esta persona en su blog, lo puso como privado…parece que se dió cuenta que algo había hecho muy mal.

          Besos y te leo pronto :)

Deja un comentario

Required fields are marked *.