No es pais para madres

Los primeros meses de vida de mi bebé

| 16 Comments

Diego nació con todo el melón lleno de pelo negro, era impresionante. Y los ojos completamente negros.

Detallando que mi maridito y yo parecemos nórdicos pues os podéis imaginar el choque.

Los niños cambian un montón pero ya tuve que aguantar varios comentarios tipo:

Pues el padre es rubio… ¿qué raro no?

No dudo de la buena intención de la frasecita pero me daban ganas de contestarle un tal que así:

Ya señora, es que tengo una vagina no una fotocopiadora.

Peso 3,710 y midió 51 centímetros.

Nunca he tenido la sensación de tener el típico recién nacido pequeñito y a medio hacer. Diego ha sido un bebé muy hermoso desde que nació.

Los principios fueron muy duros aunque el bebé puso de su parte las primeras semanas. Como ya os he dicho otras veces, él dormía la mayor parte del tiempo y me dejaba organizarme bastante bien.

Hasta que se nos constipó.

No le llego a dar fiebre pero estaba siempre lleno de mocos y como no se saben sonar estaba muy incómodo. Se despertaba como ahogándose y no dormía mucho del tirón.

Encima mamaba fatal porque no respiraba bien y se agobiaba. Tragaba mucho aire y empezaron los cólicos. Un cuadro.

Nos dijeron varios métodos para hacerle los lavados nasales con suero y a nosotros lo mejor que nos funcionó fue combinar dos: ambos con el niño boca arriba y la cabeza hacia un lado. En uno se le tapaba un agujero nasal mientras le metías la jeringuilla de suero por el otro. Del mismo lado repetías la acción a la inversa. La otra era igual pero sin tapar ningún orificio.

Unos médicos nos decían que lo hiciéramos antes de cada toma, nos parecía una burrada pero lo hicimos. Lo que conseguimos fue taponarle más porque se le irritaba. Otro médico nos dijo que no más de cuatro veces al día. Lo seguimos a rajatabla y mejoró.

También le hacíamos baños de vapor con hierbabuena en un plato con agua encima del radiador cerca de donde dormía. También nos lo metíamos dentro del baño cuando nos duchábamos para que respirase los vapores del agua caliente.

Una noche le hicimos terapia de choque y le compramos un humidificador, le cortamos media cebolla y le hicimos lo de la hierbabuena. Empezó a mejorar pero aun hoy sigue oliendo fatal la habitación.

Las últimas veces, cuando tenía más mocos como cuando terminas un constipado que ya sale todo, pues utilizamos el aspirador nasal manual de Mercadona. Se quedaba bastante despejado con esto pero intentamos no abusar, se lo hacíamos cuando no teníamos más remedio.

Para los cólicos cogimos el truco de sacarle los gases un par de veces a mitad de cada toma y al final, por supuesto.

Notábamos que no iba bien la cosa cuando quería mamar pero se soltaba del pecho enfadado y como si no pudiese tragar. Creemos que eran también reflujos.

Cuando sucedía eso al principio fue horrible porque no sabia que narices le pasaba. Encima cuando intentaba que se enganchase de nuevo era peor porque lloraba aún más.

Lo que me funcionaba era la postura de autoenganche. Eso me solucionó más de una toma. También, cuando se empezaba a putear le paraba aunque quisiera seguir mamando porque claro, realmente él tenía hambre, pero por lo que sea no podía mamar.

Lloraba pero era mejor así. Después de un rato volvía a intentar que se enganchase y más calmado lo conseguía hasta que se dormía de tanto disgusto y ya, cuando se despertaba, la siguiente toma iba como la seda.

La postura que le calmaba bastante los cólicos era yo de pie meciéndole con él boca abajo sujetado por un brazo y con el otro dándole masajes en la tripita.

Aún así tuvimos que verle llorar sin consuelo durante casi una hora más de una vez hasta que caía rendido y se dormía.

De todas formas ha sido y es un niño que mama con muchísima ansia y se atraganta con facilidad. Tengo que estar pendiente de él cuando mama y a la mínima señal alzarlo de nuevo y ponerle recto hasta que se le pase.

Precisamente por este ansia coge muchos gases y se tira unos pedos y eructos de bombero jubilado que hay veces que se cae para atrás.

A partir del mes y bien adentrado el segundo la cosa ha ido a mejor. Se nota que ha ido madurando en todos los sentidos y, de momento, no hemos vuelto a tener ninguna crisis del ese estilo. Si bien es cierto que muy de vez en cuando le sigue doliendo la tripa por gases o por lo que sea, pero se le pasa relativamente rápido.

Pero a los dos meses tuvo una crisis de crecimiento que le hizo pasar en un mes de 54 centímetros a 60 y de coger más de un kilo.

Empezó como si fueran reflujos de nuevo. A la tarde/noche quería mamar y se puteaba. Pero no se retorcía como de dolor que se le ponía todo el cuerpo tenso, era otra cosa.

Yo notaba que no me salía leche porque cuando mama el pezón me deja de doler al hidratarse y noto que cuando sigue pero ya no me queda tanta leche me empieza a doler de nuevo.

También llevaba días sin descansar bien, aunque no sé si tendrá que ver.

Total… Que mamaba y mamaba pero de ahí no salía apenas nada. Os podéis imaginar el puteo del enano.

Como madre ver a tu hijo llorar hasta casi privarse por hambre y que no puedas hacer nada es bastante duro.

Mi hombre salió pitando a comprar leche de fórmula y un biberón pero cuando intentamos dárselo casi nos lo tira a la cara.

Lo único que conseguimos fue que llorase mucho más.

Me fui a la cama a dormir a ver si descansando se solucionaba un poco el tema y Mi hombre se quedo con él intentando dormirle.

A la semana mejoró la cosa y me alegro mucho que no quisiera el biberón la verdad.

El constipado, los cólicos, los reflujos y la crisis de crecimiento han sido nuestros caballos de batalla hasta ahora.

El primer mes y medio ha sido muy duro. Sobre todo ir acostumbrándote a no dormir más de tres horas seguidas.

Enfrentarte a una situación de estrés, a los lloros del peque y no saber que narices le pasa sin dormir y estando completamente agotada es de las cosas más difíciles que he hecho en mi vida.

Hubo un par de veces que se me saltaron las lágrimas de pura desesperación.

Y al principio me puteaba con él, como si llorase a posta para fastidiarme el pobre. Luego me tiraba días sintiéndome mal.

Estoy sacando una paciencia que en mi vida me hubiera imaginado. Es la clave, tener mucha paciencia y dedicación.

Ahora nos conocemos mejor y llora de manera diferente dependiendo de lo que quiere y sabemos reconocerlo.

Aun así, cambia por momentos y lo que te valía un día al siguiente siguiente no.

De momento esto es todo. Sigue siendo agotador pero ya es otra cosa.

De recién nacidos son monos pero vamos, nada comparable con ahora que empieza a interactuar contigo. Y cada vez más.

Es mejor que tener un Agaporni.

Post relacionados

16 Comments

  1. Me gusta que digais las cosas como son, así nos vamos haciendo a la idea las demás. Si en un mes ya ha mejorado la cosa poco a poco será mucho, mucho mejor…Mucho ánimo.

    • Por lo menos eso es lo que te contaremos la mayoría o lo que me dijeron a mí, que poco a poco la cosa va mejorando y, sobre todo, compensando. El peque cada vez está más simpático y nos reconoce más y eso hace que las malas noches te den casi igual

  2. Mi.prima de 17 años es rubisima con los ojos verdes y nacio igual que tu niño asi que ya ves si cambian. La mia sera morenita con ojos oscuros digo yo.pq asi somos el papi y yo. Ya le he dicho a mi chico que ni se le ocurra dejarme sola con la peque cuando nazca que tan xikitines siempre tienen algo y me da miedo sentirme responsable de una cosita tan pekeñina que me siento torpe y no se si sabre cuidarla bien. Los miedos no terminan con el parto, criar es una dura batalla…

    • Si me lo creo porque este ahora tiene los ojos azulisimos y elpelo que le está creciendo es rubio, jaja. Va a parecer otro niño.

      Qué poquito te queda!!

  3. Me alegró que poco a poco vaya mejor la cosa, y si no te importa, te robó la frase de que tienes vagina y no fotocopiadora porque es buenísima!! Es q yo también estoy un poco cansada de que analicen el no-parecido, a alguna solo le falta sacar un test de ADN!! Besos

  4. Cómo dice María, que acierto con eso de que tenemos vaginas no fotocopiadoras ;-). A veces la gente no piensa antes de hablar, más bien y lo que dicen parecen eructos, pero vamos que ni caso, vivimos en un país mediterráneo y por muy rubios que seáis, en vuestra genética predomina el pelo moreno y los ojos marrones.

    Que disgusto lo del catarro tan pequeñito, pero lo has llevado muy bien, sé que no debe ser fácil y ser paciente no es tan simple como “venga, voy a ser paciente”. A mí me da pánico pensar como voy a encarar yo esas cosas cuando venga mi pequeño dragoncito, me dan a veces ataques de pánico pensando que no lo voy a hacer bien, que me voy a equivocar… debe ser que se acerca el parto y las hormonas me ponen tontita.

    Un beso, y ánimo, ya crecerá tu peque, tendrás más tiempo para contarnos cositas y lo fliparás en colores cuando empiece a soltar palabritas y te pueda decir que le duele.

    • Sabrás como hacerlo!! grabate la frase en la mente porque ya verás que es cierto. Date margen para equivocarte y tiempo para conoceros, es la clave. Se comprensiva contigo y con él. Y muuuuucha paciencia

  5. Estoy enganchadisima a tu blog guapa, muchisimas gracias por esta entrada. Me quedan 6 dias para el gran dia y estoy de los nervios y con muchas ganas de verle la carita. Me he releido todas tus entradas para ver si se me olvida algo porque parezco otra persona, que desastre de cabeza tengo Dios mio! Creo que tengo todo lo que necesito (o eso espero) y mi bebe no para de moverse, sera que tiene tantas ganas de salir como yo de verlo jajaja. Un abrazo fuerte!

  6. Hola mi reina, me suena mucho todo lo que escribes, lo revivo todo contigo! yo tiré la toalla con la LM muy pronto así que me pareces una campeona. Pero bueno mi caso es diferente y mi Queru nada más vió el bibe dijo quita esa maldita teta de alante jajaja. Recuerdo bien los lloros nocturnos sin saber qué hacer, los gritos con el pariento por la desesperación. Y sí mejoró mucho todo, hay fases más complicadas que otras pero la primera es matadora. Y en cuanto a lo de los comentarios sobre que es moreno lo mismo me pasa a mi! que yo soy Pantojil y mi pariento medio moro y el niño nos sale rubito de ojos azules.. menos mal que tengo el socorrido: mi suegra es rubia de ojos azules y zasca a callar, porque dan ganas de soltarles es que me tiré al butanero señora, jajaja
    Besazos super mami!!

    • Lo tuyo si que es fuerte!! pero menos mal que tu suegra es así y ya no hay por donde mosquearse porque vaya tela. La gente es que tiene una lengua muy larga, y eso que mi familia es súper morena y podría haber salido a ellos pero no… Es raro porque el padre no es así. Pues es del butanero jaja y punto. Que me sentía yo muy sola.

      Un mega beso

  7. Hola! Soy nueva por aquí, ayer buscaba información sobre la ecografia de la semana 12 y no se cómo llegue a tu blog, en un día y medio me lo he leído de cabo a rabo! Muy interesante para una futura mama como yo. El caso es que me ánimo a comentarte porque había tenido la misma idea que tu acerca de utilizar el bugaboo bee desde el nacimiento del bebe y me gustaría mucho conocer como esta siendo tu experiencia! Muchas gracias desde ya.

    • Pues voy a hacer la review del coche en breve pero te adelanto que es de las mejores compras que he hecho… Te lo recomiendo 100%.

      Un besazo y me alegro mucho que te guste mi blog, espero verte por aqui 😉

  8. Hola llegue por casualidad por aca, soy de chile y estoy embarazada, es el 3° y con los 3 ha sido distinto.
    Muy bueno tu blog y te cuento que aca a pesar de las mejoras no es un pais para madres, menos aun si trabajas.
    Cariños

    • Buenas Alicia, las cosas están fatal en todos lados por lo que veo, y si eres mujer más.

      Veo que es cierto que dos embarazos no son iguales, y tu vas con el tercero ya, que campeona. Enhorabuena y que vaya todo genial.

      Nos vemos por aquí.

      Un besazo

Deja un comentario

Required fields are marked *.