No es pais para madres

Mi bebé cumplirá un añito

| 10 Comments

diego

De camino a la oficina, siempre me topo con un escaparate que me lleva llamando la atención hace mucho. Es de ropa de fiesta y bastante elegantona. Muchos vestidos no me gustan pero cuando hay alguno que sí es de los que cada vez que lo veo me va gustando más y más.

En este caso es un vestido de encaje negro hasta los pies. Es precioso y tiene que sentar muy bien. Podría comprármelo pero ¿para qué?, no me lo podría poner nunca ni aunque quisiera.

Llamaría demasiado la atención en el cine a las cinco de la tarde porque a otra hora, de momento, no podemos ir. A comprar el pan tampoco, porque no se le ve muy cómodo para sortear los pasillos del Mercadona.

Para nochevieja si, quizás, si. Es un vestido muy de esos eventos pero no voy a salir y no quiero que se piense mi suegra que me tomo tan en serio sus cenas.

Y entre esos pensamientos se cuela mi precioso bebé y la fiesta que va a venir el 21 por su primer cumpleaños. Estoy tan emocionada que no sé ni por donde empezar a planearlo todo.

Cuando lo tenga listo le haré mil fotos y escribiré un post contando hasta el último detalle. Tengo una idea global de cómo quiero que sea. Me falta saber qué es lo que voy a poner para comer y “ya está”.

Mi pequeño deja de ser bebé cada segundo que pasa en este mundo y aún no soy consciente de que soy madre, por lo que ni me imagino que esté creciendo delante de mis narices sin que nada pueda hacer para evitarlo.

Os he hablado mucho de mí y de mis sentimientos este año, pero no os he contado de cómo es realmente Diego. Cambian mucho pero ya se puede intuir cómo va siendo.

Es guapo, yo le veo modo modelo de Ficher Price (aunque este año han cogido a los simpáticos, que me perdonen las madres) pero si tenemos que ser objetivos es un niño tirando a guapo pero nada del otro mundo. El pelo se le está aclarando, incluso tiene partes de la frente completamente rubias pero nada más. Será castaño, aunque nació con el pelo completamente negro.

Es grande y tiene mucha fuerza. Los ojos se le están yendo hacía un verde medio que se intensifica con la luz del sol. Son raros y eso me gusta.

Tiene genio, cada vez más. Si no le gusta algo te lo hace saber sin ningún tipo de problemas. Nació muy despierto y desde entonces ha estado mirando absolutamente todo lo que le rodea con una fascinación casi obsesiva. No se le escapa nada. Cuando lo llevas a algún sitio que no ha visto antes, lo primero que hace es girar la cabeza todo lo que el cuello le puede dar de si, hacía todas direcciones, y hasta que no ha escudriñado cada rincón no atiende a la gente.

Es simpático cuando quiere y con quién quiere. Por regla general no tiene problemas en regalarte una sonrisa y una carcajada, le gusta la gente. Pero como tenga el día torcido ya es otro cantar. Hay un vecino que no sé qué problema tiene con él que cuando le ve se pone a llorar, le da pánico.

Le chiflan los animales, a Floppy lo llama Toti y le encanta tocarle el pelo disimulando que lo hace con cariño para, cuando estoy confiada, pegarle un manotazo.

Tuvo una pequeña racha sobre los seis meses de mamitis que lloraba cuando lo dejaba con mi madre pero no le duró mucho. Se va con cualquiera y no suele extrañar a nadie. Adora a mi padre. Cada vez que lo ve se vuelve loco como con nadie.

Le encanta verte hablar por el móvil, le hace muchísima gracia y cuando ve a otras personas por la calle hacerlo también. Los columpios le apasionan pero durante un corto periodo de tiempo, superada la emoción de los tres empujones del principio se queda parado y empieza a mirar al padre o a la madre que empuja al otro niño de al lado mientras le hace monerías propias de los padres. Se creé que son para él y comienza a descojonarse y a intentar llamarle la atención con un efusivo: ¡eh!, ¡eeeeeeh!.

Comenzó a decir “aggggo” cuando tenía 2 meses que nos hacía morir de amor por las esquinas. Intentó comunicarse desde muy pequeño. Dice “mamá”, “papá”, “agua”, “guagua”, “hola”, “gato”, “pato” y todo cuando le viene en gana. No te creas que es un niño que pueda lucir delante de otras personas porque sólo hace monerías cuando no hay nadie y no tienes el móvil para grabarlo.

Empezó a sujetar la cabeza cuando la tenía que sujetar, a dar vueltas sobre si mismo cuando procedía, a ponerse de pie sobre los siete meses, ahora le ha dado por gatear porque no tiene interés ninguno en andar, ect.

En general es un niño bastante normal, parecía que iba a hablar más pero está estancado. De todas formas se tira meses sin progresar y en un día te lo hace todo.

Ni es más listo, ni más espabilado que nadie, ni nada fuera de lo normal. Y mejor así. He aprendido que cada uno tiene su ritmo y hay que ir estimulando en función de él y de sus preferencias.

Se va entreteniendo mucho en el parque solo con sus juguetes y sus dibujos. Es independiente pero a la vez muy muy cariñoso. Le encanta darme abrazos e intentar comerme la cara y el cuello. Me reconoce y me prefiere por encima de los demás, de momento, y me encanta aunque intento no promoverlo (o eso es lo que creo).

Le alucina abrir y cerrar cajones y que le des cajas con cosas dentro que pueda sacar y meter. Se fija en todos y cada uno de los detalles que tienen los objetos. Va con el dedillo tocando cada saliente o relieve con lo que se encuentre.

Come ya prácticamente de todo y empieza a pedir que le des más y más trocitos. Mastica muy bien y nunca se ha atragantado con nada. He procurado darle comida muy variada y parece que no tenemos problemas con nada salvo con la leche sola. En papilla muy bien pero no quiere en vaso… Poco a poco.

Este es mi pequeño, se me olvidarán muchas cosas pero bueno. Así le conocéis un poco más. Por el día un angelito pero por la noche… Es es otra historia para no dormir (nunca mejor dicho).

Es mi mundo entero, aunque no sea sano para mí, pero no puedo evitar que todo gire en torno a él.

Post relacionados

10 Comments

  1. Como no va a ser sano que tu mundo gire entorno a el? Es lo natural, es el instinto, es…pues eso, la naturaleza =) Mi peque también charla o hace las cosas normalmente cuando no hay nadie y te ve coger el movil para grabarla y deja de hablar y se empeña en coger el movil. Me ha encantado lo de k no kieres k tu suegra piense k te tomas sus cenas tan en serio jaja, yo estoy pensando en nochebuena llevar a la niña a casa de mis suegros en pijama jaja, y en Nochevieja k es en mi lado de la familia y mola mas he propuesto ir disfrazado de los 80 pa no comerme la cabeza en k ponerme y ahorrarme los taconazos xD bueno, x eso y pq en mi lado se puede hacer y seria divertido, somos mis padres, mis tios, mi hermano, mis primos…en casa de mis suegros son mis suegros y nosotros dos con la niña y si hay suerte y no curra, mi cuñada, creo k ya se k fiesta va a preferir mi hija cuando crezca pq yo de peque tb tenia una reunión familiar divertida a la iba con ganas y otra sosa k era un coñazo (tb abuelos paternos). Bueno, ke x si se me pasa, Felicidades a Diego k pasada k ya haga un año, parece k fue ayer cuando le decia a mi chico; “k raro k mi “amiga la del blog”(asi te llamo pa k el me entienda xD) hace tiempo k no escribe, estara de parto?” jiji. K se siente un año después? Porque yo siento k el tiempo se me escapa de las manos y eso k estoy todo el dia con ella y solo tiene 6 meses ains…Besotes!

    • Siempre hay una fiesta mejor que otra. A mi me encantaba de peque la que estuviera llena de gente. La putada que las familias son cada vez más pequeñas y encima la mía está repartida por todo el mundo y mis padres divorciados. Estupendo¡¡¡ Como no me ponga a parir como una coneja no sé que voy a hacer…

  2. Aunque tras el parto sigas con tu vida (amigos, trabajo, aficiones…), la pura verdad es que ya gira siempre en torno a tu hijo. Eso es así. Si intentas cambiarlo, te frustrarás, te desesperarás y te deprimirás. Pero yo no lo veo como algo malo, al fin y al cabo, por eso decidimos tener hijos, ¿no? No digo que pierdas esas otras identidades (¡por favor, no!), sino que la de madre se impone siempre, tu hijo siempre está ahí.
    En cuanto a Diego, veo que está para comérselo y, como quizás no me acuerde el día 21, muchísimas felicidades por adelantado, para él y también para vosotros. Créetelo ya, llevas un año siendo madre (aunque yo te diría que más porque ya lo eras desde el embarazo e incluso antes).
    ¡Besotes!

    • A lo mejor no me he expresado bien. Sé que ahora lo primero es él, ahora y siempre ya. Eso nos sale solo. Es el centro de mi vida y me encanta. A lo que me refiero es a no perder mi yo, eso es lo que no debe de ser sano.

      Gracias por las felicitaciones, estoy emocionadísima, como pasa el tiempo!!!

      Un besazo

      • La que no se expresó bien fui yo, jejeje… A ver si ahora lo consigo: me refería a que está muy bien no perder nuestro yo, es necesario y mentalmente saludable, pero tenemos que tener en cuenta que ese espacio o ese tiempo que teníamos antes para desarrollarlo ahora se ve mermado. Y creo que hay que ser conscientes de ello porque, si no, nos sentiremos frustadas pensando en lo que hemos perdido. Y simplemente creo que hemos cambiado tiempo frente al espejo (o leyendo un libro o lo que sea) por tiempo con una personita a la que queremos con todo nuestro ser.
        Hay que buscar la manera de mantener ese yo tan nuestro, por supuesto, pero sin agobiarse ni lamentarse :)
        ¡Besotes!

  3. Felicidades para ese pequeñito!!! es hoy su cumple no? disfrutadlo muchísimo! menuda ilusión.

  4. Hola!

    Soy una de esas lectoras en la sombra, te sigo desde el embarazo aproximadamente ya que yo también estuve embarazada a la vez que tu. Mi peque tiene ahora 10 meses y estoy deseando leer tu post sobre el cumple de Diego para robarte ideas!!

    Zorionak Diego!!

    Un abrazo!

    • Hola preciosa, lo tengo pendiente. Tengo todas las fotos pero me falta tiempo. Espero hacerlo en las próximas semanas porque la verdad es que salió todo fenomenal y de una manera muy sencilla, o eso creo jaja.
      Un besado y gracias por “salir del armario”

Deja un comentario

Required fields are marked *.