No es pais para madres

Mi lucha por conquistar el sueño de mi bebé: de 6 a 12 meses

| 15 Comments

POST ANTERIOR

Mi bebé tiene ahora casi 15 meses y veo las cosas de otra manera. Os voy a contar de los seis meses hasta los doce pero meteré algo de estos meses, porque me parecen importantes.

Las noches siguen siendo duras, pero más por acumulación que ya por otra cosa. Empieza a hacer buenas noches (ninguna del tirón, todo hay que decirlo) pero otras son horribles.

De seis meses en adelante se dieron muchos cambios. Seguimos durmiéndolo en la cuna, jamás lo volvimos a meter en la cama, pero no por nada, sino porque no quería que lo tumbásemos cuando se despertaba. Diego tiene esa manía, ahora ya menos, pero odia que le tumbes, desde que nació. Teníamos que dormirle de pie y en brazos, dando vueltas por el pasillo. Puede ser porque le duela algo? No lo sé. Hay cosas que aún no sé por qué son.

Conforme le fuimos quitando el pecho intentamos que Mi Hombre lo durmiera, como os he ido contando en mi post de la lactancia. Eso fue clave. Comenzó a dormirse en situaciones y maneras complemente diferentes, y que nunca pensé que hiciera así de bien y de rápido. Incluso podíamos sentarnos con el en brazos para descansar, y no se quejaba. Pero no quiero adelantarme.

Sobre agosto, cuando tenía unos ocho meses, nos concienciamos que tenía que ir durmiéndose mejor, por su salud y por la nuestra. No podíamos más. Cuando fuimos a mi pueblo a ver a mis abuelos, Mi hombre casi se queda dormido el volante conmigo y el bebé detrás… Esa fue la gota que colmó el vaso.

A la vuelta, comenzamos El Plan: Diego se tomaría su teta antes de dormir pero se dormiría solo en su cuna.

Lloró, pero no tanto como pensamos. Si se levantaba, a las pocas horas, le dejábamos en la cuna sin cogerlo. Pero tampoco nos íbamos de la habitación. Queríamos que entendiera que tenía que dormirse sin nuestra ayuda pero que no nos íbamos a ninguna parte. Iríamos todas y cada una de las veces que llorase y nos quedaríamos con él, cantándole y acariciándole hasta que se durmiera.

Fue muy duro. Recuerdo que por el día le miraba por si le notaba diferente o algo. Por si había cambiado al dejarle llorar y ya no me quería. Pero el niño estaba perfectamente.

Al tercer día empezó a dormir mejor. Se levantaba una o dos veces. íbamos, le dábamos agua si veíamos que quería, y se tumbaba ya solito para dormirse. Increíble. Él estaba más descansado durante el día y, en serio, menos irascible y mejor.

A la semana tuvimos un retroceso tremendo, y vuelta a empezar. Creí que me iba a volver loca escuchándole llorar de esa manera. Era muy duro. Mejoró, pero empezaron los constipados y vuelta a empezar. Malo no lo iba a dejar llorar, evidentemente.

A partir de ahí ha sido un no parar. Que si la garganta, que si los dientes, que si muchos mocos que se complican y se convierten en otitis, ect.

Veíamos que cuando él estaba bien dormía estupendamente, empezaba incluso a pedir que le soltásemos en la cuna y era muy divertido verle buscar la postura para quedarse dormido: la cabeza apretujada contra las chichoneras, boca abajo y el culo en pompa.

Pero cuando estaba malito pues otra vez a cogerlo y a dar paseos interminables hasta la cuna.

Con lo de la otitis me di cuenta de una cosa. Yo estaba fatal, porque cuando no descansas de continuado pues el cuerpo se acostumbra, en cierta manera. Pero cuando ya empieza a tener buenas noches y luego otra vez las noches mal es realmente horrible. Era la una de la madrugada y se había despertado veinte veces, yo estaba agotada y no pensaba con claridad. Pensaba que lloraba por mimos. El llanto no cesaba cuando le cogíamos, cosa que ya era raro pero yo no lo veía. Mi hombre, que tiene más paciencia que yo, y menos mal, me decía que no era normal la manera que tenía de llorar. Le llevamos al final a urgencias, yo seguía incrédula pero al final resultó que tenía una buena otitis. Cuando la médico de urgencias me dijo que eso les producía mucho dolor os podéis imaginar cómo me sentí.

A lo que voy: hay que tener mucho cuidado con dejarlos llorar. Ahora que lo veo desde otro punto de vista quiero deciros que tenéis que estar muy atentos a la manera que tiene vuestro hijo de hacerlo. Después de que Diego empezará a dormirse solo, creo que muy pocas veces ha vuelto a llorar por mimos. Si lo hace es porque tiene sed, porque está incómodo, por alguna pesadilla, o por algo en particular. Cuando ya se relaja en brazos o le das agua o lo que necesita, se tira a la cuna. Es por ello que cuando ha vuelto a estar malo no he dudado en cogerlo las veces que hiciera falta. Aunque sea muy frustrante que duerma bien y de pronto no.

También fue muy difícil aceptar que estuviera siempre malo. Llegué a creer que muchas veces era cuento para que lo cogiera. Otro error.

El pasado mes nos confirmaron que tiene vegetaciones y que todo lo que le pasa es por eso…

En conclusión: Diego nos ha demostrado que sabe dormirse solo, después de ayudarle un poco a hacerlo, que responde muy bien a las rutinas (fundamentales a la hora de lograr un buen sueño), que las veces que pide que le cojas es PORQUE LE PASA ALGO, NO POR FASTIDIAR, que es muy importante saber discriminar los diferentes estilos de llanto y cuando realmente sepas que no le pasa nada, dejar que se duerma solo, aunque llore un poco. Hay que darles la oportunidad de aprender a dormirse por si mismos. Pero que si tienes alguna duda le cojas, es preferible que pases una mala noche a que le dejes llorar cuando le pasa algo. Esto último no te lo perdonarías.

Te vas a equivocar y mi relato puede que no te valga de nada. Cada niño es un mundo pero de lo que estoy convencida es que NO PASA NADA PORQUE LLOREN PERO HAY QUE TENER CUIDADO.

NUESTRA RUTINA

Siestas

Por la mañana pasó de dos siestas a una de hora y media (actualmente se las hemos ido reduciendo poco a poco hasta quedarnos en media hora)

Por la tarde hora y media o dos horas (en la actualidad depende, somos flexibles pero a partir de las cinco y media no se duerme, por lo general es una hora)

Noches

A partir de las siete, juego tranquilo, poco a poco la casa se prepara para que se duerma. Más silencio, nada de voces, tele bajita, juego poco excitante. Sobre las siete y media u ocho el baño si procede y luego la cena. Antes se dormía a las diez o diez y media. Desde que Mi hombre lo duerme en la cuna tarda mucho en dormirse y hasta las once no cierra los ojos del todo. Esto está cambiando gracias a la reducción de horas de siesta por el día la cual la hemos ido haciendo muy poco a poco y siempre siendo flexibles, si ha pasado una mala noche pues que duerma un poco más por la mañana o si está malo.

De esta manera, ahora mismo:

19.00 : juego tranquilo, silencio, música suave, baño

20-20.30: cena

21-21.30: ver Baby Eistein (es genial, música clásica con secuencias suaves de marionetas) en su cuna.

21.30-22.00: Dormir

Rutinas que no perdonamos y que son las que nos funcionan:

– El padre es el que lo duerme, al principio. Luego nos turnamos pero siempre empieza él. De esta manera sabe que es la hora de irse a la cama.

– Se duerme en su cuna, a poder ser sin ningún tipo de estímulo. Le funciona un peluche musical el cual puedes dejar e irte de la cuna cuando está prácticamente dormido. Si no hay manera, se le canta o le tocas. Si aún así sigue llorando y llorando de una manera cada vez más intensa (no el lloro ese cansado que es debido al sueño extremo y que tarde o temprano se dormirá) se le coge para calmarlo, se le da agua o se le pasea. Si no funciona y sigue llorando, algo le duele seguro y ya habrá que actuar de otra manera.

– Los horarios fijos, con media hora de desfase pero intentar que se cumplan.

– Por el día, sobre todo, las siestas hay que tener cuidado. Si duerme mucho tardará en coger el sueño a la noche y ya vamos de culo por dos días. Si duerme poco querrá echar una cabezada sobre las siete, no falla. Si le dejas ya jodes la noche, si no puede que te funcione o puede que esté tan derrotado que no se duerma. Cada día es una aventura y tienes que ir modelando tu Plan conforme lo vayas viendo. Hay momento que te sale mejor que otros. Es lo que hay.

– Las cenas ligeras. Pobre la noche que se ha comido las croquetas de cocido de mi suegra… Están muy buenas pero puede que me rompa el techo al despegar de la cuna debido a los gases.

He leído mucho al respecto pero sobre todo he observado al detalle a mi hijo y, en serio, os puedo decir que sigue siendo duro pero tenemos esperanzas porque, aunque muy lentamente, estamos viendo muchos progresos a base de ser cabezones con las rutinas. Es capaz de dormirse hasta ocho horas seguidas, es capaz de dormirse completamente solo y se duerme ya con su padre, con su abuelo, ect.

Hay que dejar que sean capaces de dormirse solos. Lo tengo muy claro. No se aprende a dormir al igual que no se aprende a comer. Pero si se aprende a dormir bien y a comer bien. Hay niños que no necesitan enseñarles pero hay otros que sí hace falta.

Hay que intervenir, muy respetuosamente, siendo conscientes que el niño no llora por gusto. Aprovechando cada situación para intentar que duerma solo pero que, si no hay manera, ser flexibles y a volver a empezar. No dudéis en volver a intentarlo pasados unos días o semanas si veis que no hay forma. Los niños responden mejor de lo que pensamos ante situaciones que son beneficiosas para ellos.

No os preocupéis si os equivocáis, si os sentís mal cuando lloran, si no sabéis que hacer. Ante la duda, cogerlo y al día siguiente volver a trazar vuestro propio plan adecuado a vuestras circunstancias, vuestra casa y el niño.

No os hagáis caso al 100% de lo que yo os diga, ni de lo que os digan, ni de lo que leáis. No hay un plan para todos los niños porque no hay niños iguales. Hay cosas que son básicas como las rutinas pero luego está vuestro hijo y no hay dos iguales.

Mucho ánimo a todos los que pasáis por esto. Nadie sabe cómo es hasta que lo vive en propia carne. Es realmente duro porque el cansancio te afecta a otros ámbitos de tu vida.

Y, sobre todo, contadme vuestras experiencias que seguro les servirán a otros padres.

Un saludo y si hay cambios notables iré actualizando la información

Post relacionados

15 Comments

  1. Martina desde que nació se duerme de la misma manera, con la cabeza apollada sobre nuestro brazo izquierdo y nuestro brazo derecho entre sus piernas sujetándole el culo y la espalda. Al ponerla en esta posición sabe que es para dormir, si está cansada cierra los ojos y se duerme en cuestión de segundos, si no tiene sueño le cuesta un poco má, pero nunca más de 15min
    Por las noches, desde que cumplió los 2 meses duerme del tirón, pero desde que cumplió 1 año hay que despertarla, a veces se acuesta a las 10 y son las 11 de la mañana y sigue durmiendo. El día que cumplió 1 año la pasamos a la cuna (hasta ahora dormía con nosotros) y la aceptó perfectamente, y nosotros dormimos más relajados sabiendo que no está en medio.
    Las siestas son sagradas, duran de 2 a 3h y las hace en brazos o en la cuna ( me encanta tenerla encima dormida) .
    Y respecto a las rutinas, en nuestro caso es imposible tener horarios extrictos, ya que los dos somos autónomos, y tenemos horarios raros siempre, y la niña depende de ellos y de estar con los abuelos. La semana que estoy de mañana se tiene que levantar a las 8:30 y sigue durmiendo en casa d los abuelos, y la semana que estoy de tarde la dejo hasta que se despierta sola. A veces es lioso pero nuestro día a día es así. El día que vaya al cole tendremos que organizarnos de otra manera.
    Lo importante es que es una niña super sana que no ha estado mala nunca, camina y habla como una persona mayor y siempre está riéndose a carcajadas. Cole de todo y es muy raro que llore.
    La verdad es que es una suerte…
    Con Martina nos ha tocado la lotería!

    • Tu quieres desmoralizarme al personal?? Jajaja. Me alegro mucho que estés disfrutando de tu maternidad de esa manera. Es un auténtico lujo en serio, no sabes cuanto.

      Yo no quiero decir con esto que no la esté disfrutando pero… Seamos sinceras, sin descansar no es lo mismo. Y hoy no lo estoy en absoluto.

      Ha dado una noche toledana y lo veo todo gris XD.

      Un besazo y a seguir con ese angelito que te ha tocado, menuda suerte!! (en parte, que la labor de los padres también tiene su valía)

  2. Madre mía, estoy flipando con el primer comentario, vaya suerte de niña tenéis, disfrutadla!!!
    Yo también tengo una suerte de niño, pero en cuestión de dormir…veamos: desde las 6 semanas hasta los 5 meses y medio dormía del tirón, excepto alguna noche suelta. Como comprenderás, nos acostumbramos rapidiiiiisimo. Y, de repente…a la mierda. No es que se despierte una vez, es que se ha llegado a despertar 15 veces en la misma noche. Es ho-rro-ro-so y sólo llevamos mes y medio así…en fin, quiero pensar que son etapas y que todo volverá a su cauce (por favor!!!!) peeeero….no las tengo todas conmigo. Además me preocupa que casi no duerme siesta, desde bien pequeñito, media hora después de cada comida le llega. Eso estaba perfecto cuando dormía 12 horazas cada noche, pero ahora, con estas noches infernales, sigue durmiendo esa poquita siesta, y no creo que sea sano para un niño tan pequeño. Tengo pediatra la semana que viene, se lo voy a comentar. Por lo demás, mi niño es un ángel, lo mejor que tengo. Me encanta tu blog, no sabes que alegrón cuando volviste! Un saludo, María.

    • Cambian mucho y tienen fases en las que de pronto duermen mal, no te preocupes. Yo creo que si dormía bien, volverá a ellos después de un tiempo.

      Mucho ánimo y ya me contarás que os han dicho y cómo va.

      Un besazo!!

  3. Yo he contado mil veces mi experiencia en mi blog, pero haré un resumen. Nunca le he dejado solo en la cuna si no era dormido ni tampoco le he dejado llorar. Hemos tenido diferentes técnicas que han funcionado durante unos meses y luego no, por lo que hemos ido improvisando. Desde hace bastante, me tumbo con él en la cama, teta en boca, hasta que se duerme y luego me escabullo. Hemos tenido un par de noches del tirón que me han sabido a gloria y ahora llevamos una racha con solo un despertar. Poco a poco va evolucionando, el cambio lo note aproximadamente a los 18 meses. Creo que estamos al borde de las noches del tirón y después habrá que abordar que de duerma solo. En la guarde y con mis padres, sin ningún problema.

    • Si, te he leido. Cada uno aplica la técnica más conveniente y que mejor se adapte al pequeño. Lo bueno es ir notando progresos, aunque sea poco a poco. Yo los noto pero hay otras noches que… Uff se me quitan las esperanzas de golpe.

      Es tremendo, por mucho que te cuenten no lo sabes hasta que lo vives.

      Un besazo!

  4. Ayyy!! Qué envidia más grande cuando escucho eso de que alguien pone a su hijo en la cuna y se duerme solo. Y que duerme del tirón! Eso ya es increíble!
    La mía tiene 11 meses, sigue tomando pecho, duerme en la cuna pegada a la cama o entre nosotros, se despierta varias veces, nunca ha querido chupete…
    Lo peor es que no la puedo dejar dormida e irme al salón a ver un rato la tele con mi pareja. Notará que no estoy y se despierta mil veces!!!
    También vivimos un poco improvisando… Desde que nació no sé qué es un día normal. He intentado llevar una rutina, pero nohay horarios, lo que un ddía funciona otro no…
    No se ya que hacer, si destetar directamente, si ponerla a dormir en la cuna en otro cuarto…
    Lo de dejarla llorar me da mucha pena, soy incapaz, sabiendo que dándole el pecho lo normal es que se duerma en un rato… Pero también estoy cansada de leer que el sueño es un proceso evolutivo y que tenemos que aguantarnos, que ya dormirán dentro de unos años!!!!

    Quería preguntarte si estas contenta con haber dejado ya la lactancia, si te sientes liberada y te has quitado un peso de encima (como dicen muchas)!!

    Y pobre Diego. Menos mal que lo llevasteis al médico porque una otis duele mucho!!!

    Te deseo que vayan mejorando las noches!!

    • Y solo te puedo decir que creo que nada de lo que he hecho ha servido, o que ha servido todo en un momento pero en otro no.

      No he notado que al destetarlo durmiera mejor, pero si he podido delegar y eso fue un gran alivio.

      Yo también estoy cansada de los que nos dicen que esto es normal… Ya no sé que pensar de verdad. Pero bueno!!! Tenemos que seguir y tener esperanzas de que dormirán mejor, no?? no queda otra.

      Yo también te deseo que vaya mejorando, ya me contarás, un abrazo

    • Se me ha olvidado contestarte a lo de la lactancia. Pues siento si quedo mal o algo parecido pero no me he arrepentido nunca salvo cuando se me puso muy malito con la garganta. Pero solo porque con la teta sabía que estaba alimentado, saciado y calmado. Me ha encantado pero no lo hecho de menos, y no sé por qué. Quizás porque vi que Diego seguía siendo muy cariñoso conmigo y nos mostrabamos afecto de otras maneras igual de bonitas o porque me vi con más independencia, no lo sé. La verdad es que pensé que me daría mucha pena y no fue así.

      Pero volvería a hacerlo e incluso me gustaría aguantar más tiempo con el futuro (muy futuro) hermanito

    • Con los hijos nunca te sacas pesos de encima. O te sacas uno y aparecen 20.

      Los problemas crecen con los hijos. Hijos grandes, problemas grandes.

  5. Otra vez coincidimos casi en todo!!!! Mi renacuajo se parece un montón a Diego en el sueño, tenemos noches de uno o dos despertares y otras de 15! En nuestro caso, a él no le cuesta apenas trabajo dormirse, baño, bibe y lo dejas solo en su cuna y se duerme normalmente muy bien y solito. La fiesta comienza a eso de las 12/1 y se puede despertar muuuchas veces y desvelarse bastante, así que estamos destrozados. Tiene noches decentes en las que solo se despierta una o dos veces y noches horrorosas en las que te dan ganas de darle un poquito de whisky para que se duerma de una vez!!! Nuestras soluciones suelen ser teta, agua y/o llevárnoslo a la cama a dormir con nosotros (aunque esto, mucho menos habitual últimamente).
    Con lo de las enfermedades, qué me vas a contar? Los dos meses que lleva en la guarde han sido un no parar!!! Y claro, cada pequeño avance retrocede en cuanto está pachucho…
    No sé, yo no tengo fuerzas para probar nuevas técnicas a las 3 de la mañana, solo intento sobrevivir, ningún niño duerme mal eternamente, así que a ver si algún día, este va mejorando. Hasta entonces, paciencia y acostarse prontito para pillar su primer tramo de sueño profundo!
    Un besote y mucho ánimo con esas noches!!!

    • La verdad es que me consuela que no sea la única jaja. Por lo que me cuentas, se parecen un montón. Normalmente, sino es por enfermedad, no le cuesta volverse a dormir. Es un alivio.

      Lo cojes o le das agua y vuelta a dormir.

      Los días que se despierta mucho pero que ha dormido 5 o 6 horas del tirón son las mejores. Ojalá fuera siempre así pero nada, está empeñado en no dejarnos que nos confiemos y mantenerlos alerta XD.

      Esperemos que no dure siempre, como dices… ¿sobreviviremos mientras?

  6. Con Abril no tenemos ni un problema con el sueño. De hecho mi hermana le llama “el bebé trampa” xq nos estamos mal acostumbrando y como al siguiente nos venga un/a destoyer lo vamos a pasar fatal.

    Abril duerme bien desde siempre, las cosas como son. La única pega diría es que se duerme tarde, pero la verdad es que se levanta tarde porque se adapta un poco al horario familiar. Su padre no trabaja por las mañanas, por lo que ya está bien que se despierte a las 9,30. Cuando llegue el momento guardería ya regularizaremos. Por ahora, va la cosa estupenda.

    La tía se duerme sola en su cuna con su peluche (siempre tiene que ser ese xq si no lo busca por la cuna con desesperación) desde los 6 meses… y también muchas veces con el culo en pompa jajajajajaa nos partimos de risa.

    Durante la noche se despierta una-dos veces xq pierde el chupete. Se lo ponemos, y a seguir durmiendo. Las contadas noches que se lía parda, es porque tiene gases. La levantamos, masajito, cuatro pedos, y a dormir. Por suerte no se ha puesto enferma de verdad, que entonces seguramente las noches serán épicas.

    Sí que es cierto que los días de lío y jarana se descontrola, por lo que una buena rutina es importantísima. Ahora, que tiene 8 meses y medio, ha aprendido a levantarse sola y a gatear, por lo que al hacer mas ejercicio físico me da la sensación que se cansa más, y hace menos sueños durante el dia (xq ya juega con sus cosas e interactúa más) y duerme con más profundidad durante la noche.

    La verdad, mi experiencia como mínimo en este asunto, es estupenda. Luego ya el día que hablemos de dientes, gateo, papilla de frutas… ese día me quedare agustoooo despotricando jejeje!!!

    • No todo es de color de rosa XD. Recuerdo una madre que me miraba con envidia mientras decía que Diego era capaz de comerse hasta la mano si se descuidaba, que le daba igual si la fruta era aguacate, kiwi, fresa, plátano, lo que sea. Pescado, carne, cereales, todo le viene bien. Y su niño dormía del tirón desde que nació, y me decía que “que envidia”.

      Te puedo asegurar, en serio, que lo peor es no dormir (quitando problemas mayores, claro). Un niño no se va a morir de hambre, seguro.

      Pero que a lo mejor el segundo que tenga duerme fenomenal y no me come una mierda y te digo que no, que eso es peor. Uff, a saber. Pero vamos, que si descansáis disfrútalo. Y tendrá rachas pero si duerme bien ahora tenderá a ir durmiendo mejor poco a poco, ya verás.

      Nosotros llevamos 3 noches seguidas buenas… No quiero gafarlo pero lloro de emoción!!

  7. ¿Que vas a tener otro?
    Lígate las trompas y deja de traer más morralla al mundo, que ya hay mucha.
    Haz algo útil con tu vida en lugar de parir como coneja en celo.

Deja un comentario

Required fields are marked *.