No es pais para madres

Mi lucha por conquistar el sueño de mi bebé. Primera parte (de 0 a 6 meses)

| 14 Comments

El primer mes fue increíble. Recuerdo que me preguntaban que qué tal se me estaba dando la maternidad y decir que él me lo ponía tan fácil que ni me estaba enterando.

Se levantaba cada dos o tres horas por la noche pero se volvía a dormir inmediatamente. Se dormía sobre las diez y hasta las nueve de la mañana no se despertaba al uso. Siempre identificó las noches como las noches. O eso parecía.

Por las mañanas me dejaba hacer todo. Había veces que se podía tirar hasta cuatro horas de seguido durmiendo. Se despertaba, comía y a dormir. Así todo el día, practicamente.

Luego se me constipó, sobre el mes, y empezó a levantarse llorando y no hacer sus siestas y la noche bien. Como es lógico.

A raíz de eso todo fue cuesta abajo. Había veces que parecía que íbamos progresando, como una que hizo seis horas del tirón. Todo parecía que iba a mejor pero luego vino la crisis del crecimiento de los 3 meses y ya quería mamar cada dos por tres. Empezó la teta a demanda, siempre lo fue pero ahora no había un patrón establecido. Le enchufaba la teta sin piedad. Siempre que quería, cuando quería y cómo quería.

El sueño se volvió impredecible y bueno, cada vez ha ido a peor. Sinceramente. Hago balance y es así.

De todas formas siempre ha tenido un par de cosas bien establecidas: las noches, a pesar de despertarse, las hacía del tirón y nunca se terminaba de desvelar del todo, mamaba y a dormir. Y pensaba que así yo no descansaba… Qué ilusa. Se levantaba sobre las nueve, comía y se volvía a domir una media hora o una hora. Sobre las doce otra horita. Sobre las tres y media una siesta larga o dos pequeñas. Procuraba que a partir de las siete no se durmiera porque sino hasta las doce había fiesta pero había veces que no teníamos más remedio que dejarle echar una cabezada. Y siempre lo dormía con la teta. Recuerdo las largas siestas en el sofá con él encima. Se desvelaba un poco, sin abrir los ojos, buscando la teta y así se podía tirar hasta tres horas del tirón. Yo descansaba con él y todos contentos.

Cuando comencé a trabajar ya más de seguido esto tuvo que cambiar. También empezó a hacer más calor y no estábamos cómodos ninguno de los durmiendo tan pegados. Por lo que yo empecé a descansar menos.

Aún así por las noches pues se despertaba mínimo cada dos horas. Había veces que cada tres y muy pocas cada cuatro. Eso era lo normal. Teta y a seguir durmiendo. Recuerdo no menos de una vez de levantarme con un dolor de cuello increíble porque me había quedado dormida con él encima y se me había caído la cabeza hacia un lado.

Al principio, como se hacía caca cada vez que mamaba mi hombre me ayudaba a cambiarlo y así no me tenía que levantar. Luego, él tuvo que trabajar mucho y tenía que hacerlo yo todo. Luego menos mal que se empezó a regular en eso pero aún así, como se dormía con la teta, era yo siempre la que me levantaba.

Sobre los cuatro o cinco meses empecé a preocuparme porque la cosa no iba a mejor. Notaba que sólo se dormía con la teta, algunas veces en brazos dando paseos y en el carrito por la calle.  Pero lo más fácil era la teta. Y ya sabéis, la gente empieza a decirte que tiene que dormir mejor, ves que tu sobrina dormía mejor a su edad y nada. Te sientes confusa.

Empecé a leer sobre las fases de sueño y nos tranquilizamos un poco. Entendimos que cada niño tiene su ritmo y sobre todo vimos que el patrón de sueño de él era perfecto a su edad. Era totalmente normal. Con sus noches despertándose para comer y por el día con sus siestas bien definidas. El problema de no descansar era por nuestros horarios de trabajo, no por el niño.

Así estuvimos hasta los seis meses. Ahora lo pienso y realmente descansaba ya que no me llegaba a despertar del todo porque él dormía en la minicuna al lado de nuestra cama y era cogerlo, darle el pecho y soltarlo otra vez.

Otras veces, cuando mi hombre tenía que trabajar de noche, dormíamos juntos. Y eso era lo mejor de todo. Yo ni me ponía camiseta. Buffet libre.

Los dos descasábamos súper bien y fue la felicidad máxima. Dormir con tu bebé es una experiencia que todo el mundo debiera tener al menos por una vez. Abrir los ojos por la mañana y ver a tu hijo sonriéndote y luego comértelo a besos… Madre mía. Lo mejor.

Los días de diario mi madre venía a las nueve a quedarse con él, así yo podía trabajar. Algunos días, si me había dado mala noche (si se había despertado demasido) podía dormir una hora más mientras ella le daba el desayuno.

Sobre los seis meses lo pasamos a su cuna porque ya no cabía en la mini cuna. No notamos que se despertara menos. Yo me desvelaba más porque tenía que levantarme a la otra habitación, darle el pecho en la hamaca y volverlo a dejar en la cuna.

Aquí empieza una serie de cambios que me gustaría deciros que nos han ayudado a ir a mejor, pero no ha sido así.

Continuará…

 

 

 

 

Post relacionados

14 Comments

  1. Estaré atenta a la segunda parte guapa. Jeje. Un abrazo

  2. Ana, Miniñobonito sigue TODOS los patrones que has dicho… incluidas las siestas y las horas. Tiene dos meses. Yo también intento que no se duerma a partir de las 19.00, pero es misión imposible… ¿algún consejo? Muchas gracias 😀

    • Pues siendo tan peque ninguno, con dos meses que duerma y coma como quiera y lo que quieras. Así lo hice yo. Más adelante si que empecé a intentar que matuviera un poco de horario pero sobre los cuatro o cinco meses. Espero que te sirva pero recuerda que cada niño es un mundo. Un mega beso

  3. Madre mia, yo no podria!! Qué valiente eres, y todas las mamás como tú. Martina desde los 2 meses duerme toda la noche, y se pasan tranquilamente 8-9h del tirón. Eso si, desde el día que nació duerme con nosotros, hemos apostado por el colecho desde el principio, tuvimos que cambiar de cama y comprar una de 1,50m porque con la de 1,35m estábamos muy justos… y sin duda es lo mejor, como tú dices, despertar descansado y ver a tu bebé sonriendo… ayyy :)
    Estoy deseando que escribas más y más y más!

    • Si me hubiera servido hubiéramos dormido con él pero tampoco. Mi bebé es un plasta y no se soltaba de la teta en toda la noche. LLegó un momento que tampoco descansa así. Pero ya lo contaré.

      Disfruta de lo que tienes!!! es un gustazo dormir con ellos y descansar todos

  4. Yo nunca tuve esa suerte, los primeros meses tomaba la teta cada hora y media, por la noche se despertaba con gases. Ahora llegando a los 6 meses se pone divertido, más alla de que no duerme tanto como antes se pone cada dia mas risueño y aventurero!
    adore tu blog!

  5. Parece que hubiera escrito yo esta entrada!!! Mi hijo ha cumplido una por una las cosas que dices (menos en las siestas, que desde muy prontito se redujeron a una o dos y muy cortitas). Ahora que tiene 8 meses seguimos más o menos igual, se despierta entre 2 y 5 veces cada noche y en el mejor de los casos, teta y a dormir otra vez. Estoy impaciente por leer tu segunda parte para ver cómo os ha ido de los 6 meses en adelante!

    • Pues te adelanto que nada nuevo… Encima ya no sé qué pensar porque está con los dientes y cuando no, está con la garganta. Quiero pensar que es por eso y que cuando se encuentre mejor todo cambiará… ains. Pero ya os lo contaré con más detenimiento. Un besazo

  6. Uf. Hasta suerte que echa siestas…mi hija es capaz de estar desde las 8 de la mañana hasta las 12 de la noche sin dormir. Ni una mini siesta. Nada. Y me direis ‘dormirá de tirón toda la noche…’. Pues no. Teta-teta. Que aun colechando se despierta y le da por mirarse las manos, hacer anjos y pedorretas con la boca para desespero de su padre. Hay que sacarla al salón y jugar con ella a horas intempestivas!! 4 meses tiene. No se si es normal o no. Yo pienso era que tiene caca. Le pasa eso el dia que no caga. Y como lleve varios sin cagar…nositros varios sin dormir. Colechamos tan ricamente (para asombro y estupefacción, aparte de decirme que la malcrío, de la gente de mi trabajo..) todos en la cama, cuando vi que era mejor dejarla a mi vera que transportarla 30 cm modo excavadora hasta la minicuna. Con eso de que ya no cabe en la minicuna (aunque no la usa) le voy a preparar la cuna para ponerla al lado de la cama y haré un esfuerzo de levantar casi 8 kilos (es que le gusta mucho la teta…) para meterla ahí entre tomas nocturnas por el bien de su padre y sus ojeras galopantes (yo ya estoy hecha al asunto…jaja).
    Eso sí, colechar es lo mas maravilloso dek mundo. Ains. :)

    • Nada, esto es un no parar. Por lo menos te va bien el colecho y hay que ser egoístas un poco, si tu descansas al menos ahora eso es lo importante. Lo siento por el papá jajaja.

      Espero que poco a poco se vaya solucionando. Un besazo y ya me vas contando

  7. Pingback: Mi lucha por conquistar el sueño de mi bebé: de 6 a 12 meses | No es país para madres

Deja un comentario

Required fields are marked *.