No es pais para madres

Mi parto I. Semana 40 de embarazo

| 19 Comments

semana-40-de-embarazo copia copiaPor la mañana tuve los tocos como os cuento en el post de mi semana 39 y por la tarde me escribí un whatsapp con una amiga que había dado a luz en agosto.

Me comentaba que a ella se le adelantó porque no paraba de andar y de tener sus cositas con su marido.

Esto último también me lo recomendó La aventura de mi embarazo pero he de confesar que no lo puse en práctica, no tenia yo el chichi para farolillos.

Aún así salimos a dar un paseo Mi hombre y yo por nuestro parque favorito mientras imaginábamos como sería dicho paseo cuando fuéramos tres los que anduviéramos por él. Cuando volvíamos para casa yo no podía más con mi cuerpo y la tripa me empezaba a doler bastante.

Pero era la hora de la cena y no nos apetecía cocinar una mierda por lo que dijimos de comernos un buen montado en un bar-restaurante que estaba a 15 minutos de ahí. Yo estaba hecha polvo pero algo me decía que tenía que seguir hasta que reventase (literalmente).

Cuando volvimos a casa me tuve que sentar media hora para recuperar el aliento mientras mi maridito ponía la sexta temporada de Dexter en el ordenador (yo creo que me puse de parto poque Diego no pudo más de lo mala que es la temporada).

Mientras lo veíamos en la cama iba teniendo mis ya rutinarias contracciones de siempre pero, eso sí, cada vez más fuertes.

A la tercera contracción rompí aguas.

 ¡¡¡¡Cariño!!!!

Dios mío, dios mío ¿¿QUÉ??

He roto aguas…

Fue la misma sensación que cuando manchaba de flujo pero esta vez no había lugar a dudas.

Tampoco fue una rotura de aguas descomunal, de hecho fui teniendo perdidas durante las siguientes horas.

Me duche mientras mi marido iba de un lado para otro como un loco, solo escuchaba sus torpes pasos por el pasillo. Tuve el miedo de encontrármelo en una esquina de la casa dándose cabezados contra la pared.

Llame a mi madre y le dije que viniera a casa que la iba a hacer abuela. Vino hasta sin pintar… Algo complentamente increíble. Casi ni la reconozco.

Me hice la foto que he puesto en este post justo antes de salir por la puerta de casa.

Y bueno, aquí comienza mi relato detallado sobre mi parto.

Espero que os guste.

Parte II

Post relacionados

19 Comments

  1. Ui si es que las abuelas es oír que viene y vamos, vuelan!!!
    Cayó bien de hora el inicio del parto pues, no???

    Aiii que parece que no pero como se te extrañaba por este mundillo!!!

    Ale ahora nos toca esperar la segunda parte, pero eso es buena señal, quiere decir que te seguiremos teniendo por aquí!!!

    Un gran saludo!!!!

  2. Segunda parte porrrrrfaaaaa!!!!

  3. Madremia! Como nos dejas así chica?! Jejejeje!! Pendiente estare d la segunda parte. Besillos y enhorabuena

    • Es que no miento si digo que me ha ocupado 8 páginas de word por lo que lo he tenido que cortar si o si. Y también es que me gusta mucho el suspense jeje

  4. ¡Qué ganas de ver como sigue!

  5. Pues claro que te echábamos de menos!!! Y encima nos dejas con los dientes largos a la espera del resto de la historia, qué mala, jejeje…
    Tu madre llegó sin pintar pero… Te fijaste si aún llevaba puestas las zapatillas de casa? 😉
    Besotes!

  6. Los vellos de puntaaa con tu foti del “justo antes” y eres tan malvada de dejar el relato a medias jaja, parece que el andar funciono, ¿no? Y oye genial lo de romper aguas pq al menos ahi tienes un indicador claro de parto y no tienes que estar pensando si vendra o no, ea ahora me quedo con ganas de saber mas xDDD
    Besis!!!

  7. Esto de dejar el público a medias NO SE HACE!!!! Q me muero de curiosidad!!! Aquí seguiré… enganchadísima!!!

    Un besazo.

  8. Sigueeeeee! 😀
    Muas!

  9. Pingback: Mi parto lII. Proceso de dilatación. | No es país para madres

  10. Pingback: Mi parto IV. Bienvenido bebé | No es país para madres

  11. Pingback: Parto II. En el hospital | No es país para madres

Deja un comentario

Required fields are marked *.