No es pais para madres

Mi personal cruzada contra los extremos

| 24 Comments

El otro día fuimos a una charla sobre lactancia, creo que era de la liga de la leche o algo así. Pero no lo recuerdo muy bien. Vivo en una constante nebulosa en la que todo es muy incierto, debido a la falta de sueño.

Eran dos ponentes, un hombre y una mujer. Ambos de ellos pediatras. Con las mismas ideas pero de diferente manera a la hora de expresarse. La mujer, bastante más nerviosa y, el hombre, muy seguro y contando las cosas de manera amena y cercana.

Estaba la sala atestada de mujeres, algunos maridos y sus respectivos retoños los cuales no en menos de una ocasión alzaron la voz más que los propios pediatras.

La filosofía era la que ya conoceréis: lactancia a demanda, colecho hasta que se quiera, si se quiere, y amor infinito. El niño marca su propio ritmo, etc. muy de Carlos González.

Luego, era el turno de las preguntas y unas seis o siete mujeres, y un marido, hablaron sobre su experiencia.

Una comentó que su hijo, de poco más de seis meses, aún no le había metido la alimentación complementaria al uso. Le daba alguna cosa para que experimentara pero nada más. Le dijeron que cada niño marcaba su propio ritmo. Que empezar a los seis meses es una generalización como otra cualquier pero que no tenía que seguirse al pie de la letra. Algunos niños querrán empezar antes y otros algo después. Lo que si dijo es que había que tener cuidado con los correctos aportes de hierro puesto que era de esto de lo que primero carecía la leche materna con el paso del tiempo. Comentaba el pediatra que si comenzábamos cuanto antes, puesto que daba igual el orden de introducción de alimentos mientras se hiciera paulatinamente, con alimentos ricos en hierro, mejor que mejor. Yo estuve muy de acuerdo.

Luego hubo una mujer, la cuál nos dio tremenda pena, porque estaba teniendo muchos problemas para dar el pecho a su bebé. En un mes apenas le había engordado 200 gr y lloraba mucho cuando comía. Parecía alguna rara alergia a la leche materna. Algo extremadamente extraño pero que puede pasar. La mujer estaba desesperada y comentaba que se sentía fracasada. El pediatra la contestó que los fracasados eran ellos por no haberla ayudado aún. Fue entonces cuando todas quisimos casarnos con él.

La pediatra, a esas alturas, había dado suficientes muestras de no saber muy bien como expresar lo que quería e incluso hubo una vez que realizó un símil entre su caniche y los bebés que dejó a toda la sala en frío silencio.

Otra pareja contaba que ella tenía que usar medicación después del parto por una serie de complicaciones y su médico le dijo que terminantemente prohibido la lactancia materna, sin ningún tipo de explicación adicional. Ellos se empeñaron y continúan dándole el pecho. Yo ahí ya no estoy tan de acuerdo. Me hubiera dado mucho respeto hacerlo, pero bueno. Al peque se le veía sano.

La última persona de la que me acuerdo que hablase era una madre que contaba que estaba agotada ya que su hija de 15 meses aún seguía lactando y despertándose mínimo 3 veces cada noche. Ahí me tocaron la vena sensible.

La cansada mujer contaba que tenía una amiga psicóloga que le decía que le estaba haciendo daño a su hija al no poner remedio a tal situación. Que de mayor sería una persona dependiente, insegura, etc.

La pediatra fue la que le contestó diciendo que era completamente incierto lo que su amiga psicóloga le estaba argumentando. Que tiene que ser así. Que cada niño tiene su ritmo y había que respetarlo. Que los niños de teta si bien era cierto que se solían despertar más por la noche eso era lo que se debiera tomar como normal y no a los bebés de biberón, que suelen estar más regulados y dormir algo mejor.

Vamos… Que se tenía que aguantar hasta que la hija quisiera dormir en condiciones.

Pues aquí mi alegato sobre el tema:

La relación de padres e hijos es eso, una relación. De dos (nos centramos en este caso en la madre y el hijo). Ambos están dentro de un mundo en el que existen unas normas, mejores o peores pero normas al fin y al cabo. Cada uno las estira como puede pero es lo que hay. La hija ha nacido en una familia con unos usos y costumbres, en una ciudad con unos hábitos, en una sociedad con unas reglas. No estamos viviendo en medio del campo, criando gallinas y sin tener que levantarnos a las ocho para ir a trabajar. Es una putada, también depende de cómo te lo tomes, pero la realidad es esa.

No vamos a entrar en debates de qué sería lo mejor para ellos porque sino está claro que lo ideal sería vivir en un mundo donde ellos fueran el centro y tuvieran toda nuestra dedicación mientras nosotros podemos respetar sus ritmos y descansar cuando ellos tuvieran a bien el dormir. Pero es que ni cuando vivíamos así era realmente de esa manera. Los niños tenían que esperar hasta que sus padres terminaras sus quehaceres.

Vamos a centrarnos en la realidad de nuestros días y, dentro de ella, lo mejor para todos.

Bien. Pues una vez dicho esto continuaré maldiciendo a aquellas personas que resten de la ecuación de dos a la madre. Aquellas vertientes que tras una capa de “es lo mejor para el bebé” no tengan en cuenta a la madre. Y digo esto porque me niego, pero además en rotundo, a pensar que porque no se le de el pecho a un bebé, que porque se le deje llorar unos minutos ya que es absolutamente imposible atenderle todas y cada una de las veces que él llore, por llevarlos a la guarde, por irte a trabajar y dejarlo llorando mientras ve que te marchas, le vayas a causar un trauma tal como para tener la desfachatez de decir que tu hijo va a ser de una determinada manera el día de mañana. Son tantos los factores que determinan la personalidad de una persona que afirmar eso es meter más mierda, como siempre, al papel de la madre.

Fuera Carlos González y fuera Estivill. Fuera los extremos. Basta ya de tratarnos como meras vacas paridoras y lecheras. Basta ya de pensar que los bebés son de libro y que lo que vale para uno valdrá para todos. Basta de crearnos tráumas ante el constante sentimiento de culpabilidad por cualquier cosa que hagamos.

Si la hija de la pobre mujer tiene 15 meses y se levanta tanto es que ha creado el hábito de hacerlo. Como cuando te levantas a mear, que es lo que me pasa amí. Ya abres los ojos aunque realmente no quieras ir al baño. Porque te has acostumbrado a ello.

Me niego a que me digan que si tu hijo lleva una semana levantándose diez veces (como le ha pasado a Diego esta semana, sin ir más lejos) es normal. Que hay que dejarles. ¿En serio alguien me puede decir que mi bebé está igual de descansado al día siguiente haciendo las noches que hace?

Dejar que seamos nosotras las que por instinto sepamos que un bebé llora por hambre, por sed, porque quiere mimos o por lo que sea y conforme a eso sepamos atender a sus llamadas inmediatamente o no.

Como decía antes, ¿si dejo a mi hijo llorando por las mañanas para irme a trabajar también le creo un trauma? Cuando ha habido ocasiones en las que en una hora se ha levantado tres veces no ha habido más remedio que dejarle llorar. Estando con él. En su habitación, para que él sepa que estamos ahí. Que le queremos, pero que las noches son para dormir. Que estamos muy cansados y que nos encantaría dormir con él pero no puede ser.

Al día siguiente me lo como a besos y le doy todo mi cariño y mi amor pero no voy a poder evitar que mi hijo llore siempre. No es sano.

¿Y como sabes que no le pasa nada siendo tan pequeño? ¿Cómo te arriesgas a dejarlo un poco llorar si a lo mejor le duele algo? Es el gran dilema.

¿Le quito la teta porque es a lo que le he acostumbrado? Son todo dudas como para que encima alguien te diga que le estás haciendo daño por tomar alguna decisión en base a que conoces a tu hijo mejor que nadie. Mejor que el médico más prestigioso del mundo.

No vamos a evitar hacer llorar a nuestros hijos de manera injusta, cometer mil y un errores hasta que sabes lo que les pasa. Aprender a ser padres conforme van creciendo es una dura lección que hemos de aceptar.

¿Y qué hacer? ¿Qué es lo mejor? Abre tu mente, escucha tu corazón, se empático con tu hijo, conócelo, lee todo pero critícalo y no lo tomes como cierto jamás. Ten tu propio método que diferirá incluso de un hermano a otro. Pero sobre todo, dale amor infinito, incluso cuando lo dejes llorar o le estés regañando. De esta manera, sabrás que lo estás haciendo bien, aunque te equivoques, terminarás por dar “en la clave”.

Y, sobre todo, si estás reventada, sino puedes más, si el no dormir te está influyendo en tu trabajo, en tu relación con amigos, familiares o pareja, cambia. Haz algo. Tu hijo necesita que estés bien y si para eso tiene que disgustarse algunos días pues que así sea. Al final verá que tu estás más tranquila y eso también lo notará. No tengas miedo a cambiar. Y si fracasas, intenta otra cosa.

No escuches a nadie y escucha a todo el mundo. Que te quede claro que NO HAY MAYOR EXPERTO DE TU HIJO QUE TU MISMA

Post relacionados

24 Comments

  1. Pues Anita, muy buen post. Creo que lo has dejado todo muy claro.
    Yo pienso como tú. Voy a ponerte un ejemplo. Vamos a hacer girar nuestro mundo (en lo medida de lo posible) en torno a nuestro hijo. Si llora, dejo todo lo que estoy haciendo, todas las veces, para estar con él aún a sabiendas de que llora porque simplemente está cansado y le cuesta conciliar el sueño. Aceptamos barco. Así no le crearemos ningún trauma. Volvemos a aceptarlo. Genial.
    Pues eso vale para el primero porque como vayas a por el hermanito estás jodida. Por mucho que quieras cogerle o dormirte con él o lo que sea, cuando hay otro hijo a veces simplemente no se puede por la simple razón de que no nos podemos desdoblar (que ya me hubiera gustado a mí en más de una ocasión). ¿Y qué haces? ¿A cuál le creas entonces “el trauma”?
    Hay cosas que podemos aceptar como “lo ideal”, pero como bien dices, cada casa tiene sus normas y sus propias circunstancias. Querer meternos a todo en el mismo saco está mal y solo consigue en arremeter más mierda a la madre (lo siento, pero en los primeros meses es ella quien más está con el bebé para lo bueno y no tan bueno). Y así no se ayuda en absoluto.
    Un besote, guapa :-)

    • No había caído en ese ejemplo pero joer, es que es verdad. Con el primero todo es diferente, tienes más tiempo pero si vienen luego los hermanos es inevitable no poder atenderle. Pero yo creo que eso en el fondo es sano, que quieres que te diga. Yo siempre he sido partidaria de tener más de un hijo, si se puede claro.

      Y sí, por mucho que la pareja ayude, los primero meses son nuestros enteritos, :( (en el fondo nos encanta :))

  2. Ole, ole y ole! Muy bien hablado nena, no puedo estar más de acuerdo contigo!

  3. El problema es que hemos pasado del extremo de dejarle llorar en la cuna desconsolado y solo sin mas a dormir con él en la misma cama y si eso no funciona aguantarte y soportar las horribles noches durante el tiempo que sea necesario. Ni somos brujas estivillistas ni tampoco deberiamos ser martires que nos aguantamos sin hacer nada solo porque uno haya dicho que tenemos que colechar sí o sí para que no causemos trauma a nuestro hijo.. OJO, esto no es lo que en teoria supone la crianza con apego. El problema es que se han sacado (algunos) normas y suposiciones de dnd no las hay.
    Buen post. A mi los extremos tampoco me gustan

    • Eso eso, los extremos los mires por donde los mires son MALOS. Y punto.

      Y la crianza con apego dista mucho de lo que estoy viendo ultimamente, como tu dices… Pero bueno, es lo que tienen las modas

  4. Que cada uno haga lo que considere mejor mientras le de a mor a sus hijos. Yo soy de colecho, teta y todas esas cosas, pero para nada niego que tiene sus cosas negativas pero como tengo la suerte o la desgracia de no tener trabajo pues no me importa dedicar mas tiempo del que otras madres tienen a mi hija, y no soy mejor ni peor, simplemente tengo mas tiempo y no me importa pasar algunas noches sin dormir o darle teta cada vez que quiera porque me he empeñado en que quiero hacerlo asi aunque me cueste porque se que es algo que no es para siempre. Por ejemplo, habia leido sobre el colecho y no tenia pensado ni hacerlo ni no hacerlo, de hecho teniamos una cuna y una minicuna que por suerte ni a nosotros ni a quien nos las regalaron les costo nada, pero cuando estando mi niña recien nacida tras DIAS o SEMANAS ya ni recuerdo sin dormir intentando ponerla en la cuna y despertandose la niña a los dos segundos de ver que no estaba en brazos descubrimos que al dormir en nuestra cama ya no lloraba vimos el cielo abierto, a pesar de la maravillosa frase de la pediatra en la visita del mes “Pues si con un mes no conseguis que duerma sola en su cuna mal vais” GRACIAS! Es la frase que todo padre primerizo esta deseando oir, una frase de aliento de que lo estas haciendo bien… Ademas añadire que al principio solo se dormia en nuestra cama y sobre el pecho de papi o mami y poco a poco ya duerme en la cama sin necesidad de tenerla encima, de hecho le gusta mas el colchon, asi que eso de que no se van nunca de la cama de los papis…como en todo iran evolucionando. Y sobre el pecho tampoco me importa levantarme 20mil veces por la noche para que coma porque considero para mi que es mejor el pecho, y encima tengo de sobra y me parece un desperdicio, y si, me han dicho mil veces dale un bibi por la noche que dormira mas, bueno, es que si a mi no me importa levantarme que mas da, se que esto no es de por vida, ya duerme mas que hace unos meses, llegara el momento que duerma toda la noche del tiron, y entonces lo hare yo. Muchas veces simplemente me llama, le doy teti y come dormidita y sigue durmiendo asi que para mi descansar si descansa. Besotes =)

    • Pues enhorabuena si tienes tanto tiempo para ella, es una suerte. Yo tampoco me quejo, que conste. Gracias que para mí si existe la conciliación laboral.

      El mio con teta se dormia en segundo, es que ni se despertaba, pero ya hablaré sobre el tema.

      Si vas que va evolucionando pues sigue así. El mio es que ha ido a peor. Pero también está más agusto en su cuna, las cosas como son, aunque le encanta estar encima pero ya es muy grandote y hasta el me indica que lo deje cuando se va quedando dormido.

      Y lo que te dijo el pediatra me parece increíble!! con un mes por dioooos. Ni con seis!! yo creo que hay que tomar medidas más adelante, pero antes joer, son demasiado pequeños. Un besazo reina

      • Si es que siempre digo lo mismo, cada niño y cada familia es un mundo, a mi me pude funcionar algo que a ti no y viceversa, por eso no es bueno andar aconsejando a la gente a lo loco y sin que te hayan preguntado. Y la pediatra…es para darle de comer aparte!!!xD Besitos.

  5. Bien dicho!! Yo no di pecho a mi hija. Es una decisión criticadísima por muchísima gente, pero yo estoy absolutamente tranquila con mi decisión. Xq? Xq sabía que si lo hacía, iba a fastidiar la relación con mi hija. Sinceramente, yo no quería, no quise nunca. Era un tema que me chirriaba, había una presión del mundo para que lo hiciera, y yo no me veía. Pensé muchísimo sobre el tema. Le di mil vueltas.
    Y al final llegué a una conclusión: “Aún no conozco a mi hija. Presumo que la querré por encima de todo el mundo mundial, pero lo cierto es que no la conozco. Quiero por encima de todo una relación especial y bonita con ella. Quiero que tanto ella como yo, seamos FELICES juntas. Si ella no es feliz, es un fracaso. Si yo no soy feliz, también lo es. Quiero estar a gusto, no hacer nada obligada por el mundo, obligada por los libros, que pueda hacerme vivir la maternidad de forma incómoda.” Y decidí no darle pecho. Huelga decir que es una niña sana, risueña, feliz, bien de peso, y que nos queremos con locura y cada día nos entendemos más y más y más. Sé que si hubiera hecho algo que no quería hacer, la hubiera cagado. Porque una relación es de DOS. Y aunque ella es más importante, por supuesto, la relación de dos, la construimos las dos a nuestra manera, para querernos al máximo y disfrutar de cada minuto juntas. He visto a una amiga desmoronarse a las semanas de parir, llegar a “odiar” la nueva situación, incluso reconocerme que hay veces que les cae mal su hijo (OJO: este sentimiento le duró poco tiempo y supongo que a causa de las hormonas, y de bueno, el estado anímico del postparto… q t voy a contar). Pero yo no quería eso para mí. Con ello no juzgo a nadie, sino tooodo lo contrario, cada uno que haga lo que quiera/pueda. Pero bajo mi humilde opinión, vivir la maternidad a tu manera, (incluso con decisiones cuestionables), hace que la relación madre-hija sea maravillosa. Y el sacrificio extremo no hace a nadie mejor madre o padre. No hay normas, no hay médicos, no hay libros que puedan decirte lo que debes hacer con tu hijo/a. Al final es tu vida, tu hija, tus sentimientos, tus instintos, y tu relación, la más especial que tendrás nunca.

    • Me parece una decisión muy valiente y coherente. Sería peor que tu hija viera como le estás dando el pecho sin cariño alguno, estresada, cabreada, etc, etc, etc.

      No creo que el día de mañana tenga trauma alguno por no haberla dado el pecho. Dime tú, que gilipollez sería afirmar eso.

      Yo fui de biberón y tengo un apego hacía mi madre tremendo. Y mi hermano igual.

      El amor no es de libro

      • Pues yo fui de pecho (mi madre me amamantó dieciocho meses en los años ochenta, que ya es raro…) y me llevo fatal con mi madre. Pero fatal como que tiene una nieta de un año y medio a la que ha visto, literalmente, dos veces. Así que así están las cosas, como si el pecho fuera lo único que necesita un niño…

  6. Que buen post. No entiendo que haya bandos, o críticas a otras formas de criar (quitando siempre la violencia o insultos, espero q se me entienda). Todos somos distintos, nuestros hijos y los padres. Todos tenemos unas circunstancias, ideas, valores, entorno,etc, q nos hace criar de una forma u otra. Y creo que todas deberían ser respetables y respetadas (cosa que no lo es). Lactancia materna vs biberón. Colecho vs cuna. Carrito vs mochilas. De verdad alguien cree que por elegir una opción u otra estamos dejando de querer a nuestros hijos, de respetarles, de darles lo mejor de nosotros? Cómo decían arriba, si el bebé no es feliz, mal vamos. Pero si no lo es la madre también. Tenemos la gran suerte de tener a nuestra disposición charlas sobre lactancia materna, leches de continuación, camas de 150 donde caben dos adultos y hasta 3 niños, cunas comodisimas, abuelos que se encargan de los nietos, cuidadoras que les quieren con locura mientras los padres trabajan, padres y madres que no trabajan y se quedan con los niños,… Circunstancias distintas y métodos de crianza distintos con un solo objetivo (creo yo): la felicidad de la familia (y digo familia y no solo hijos)

    • No lo podría haber dicho mejor que tú. El niño viene a una familia, no solo. Hay que adaptarse todos. Él será lo primero pero eso no quiere decir que el resto de miembros de la familia dejemos de contar. No es sano, lo repetiré hasta el infinito y más allá XD

  7. Uffff, yo estoy frita también con estos temas. Yo creo que cada mamá tiene que ver lo que más le conviene a su bebé. Escuchar como tu bien dices. Pero luego cada mamá sabe muy bien lo que le conviene. A veces nos hacen sentir culpables por muchas cosas y no es justo. La mayoría lo damos todo por nuestros pequeños.

    Yo lo he pasado fatal, y ahora empiezo a disfrutar realmente de mi niña. Ya no me influye tanto lo que me digan.

    • Pues eso me apena. Que no hayas disfrutado de tu hija por esos motivos. Pero bueno, por lo menos ahora lo estás haciendo.

      Un besito y a seguir siendo feliz.

  8. Pingback: Escuela Infantil GRANVIA Vistahermosa » Archivo del weblog » Blogs de papás y mamás: intrusismo en la crianza, nuevas experiencias y charlas

  9. Me ha gustado, pero no me termina de quedar claro en qué lado te posiciones tu, o más que en qué lado cual es tu opinión concreta del tema. Mi hijo tomó pecho hasta cuando quiso, que fueron los 4 meses. Desde que tenía un mes dormía la noche del tirón sin despertarse a hacer tomas nocturnas de pecho, y ahora que damos biberon es más de lo mismo. No sé si es hábito del niño o hábito de los padres o qué. Nosotros no hemos tenido esas pesadillas del tipo ‘me despierta 4 veces de noche para pedir pecho’ porque nunca lo hizo salvo de recién nacido. También conozco quien con biberón el niño se despierta a media noche a hacer tomas, o sea que eso de que están más regulados no sé de qué manga se lo han sacado.

    • ¿No te queda claro? Pues a ver, que pienso que cada niño es un mundo y que no son de libro. No puedes pretender que todos respondan de la misma manera a una cosa ni hacer sentir culpable a una madre porque su hijo sea de una determinada manera o porque intente educarlo de otra. Hay muchas madres que no hacen nada raro y sus hijos duermen del tirón toda la noche desde el primero día, otras que igual y sus hijos no duermen nada. Incluso con hermanos de una misma familia, no te salen iguales.

      Tienes mucha suerte de que tu hijo duerma del tirón desde el primer día. Yo a veces pienso que estoy haciendo algo mal pero luego leo y me cuentan experiencias de padres y cada vez estoy más convencida de que cada niño es un mundo. Eso sí, hay determinadas cosas que hay que cumplir, como unos buenos horarios etc. Pero aún haciendo eso hay veces que te salen rana. Pero los tendrás que querer XD

      Si te funciona un método, el que sea, siempre que cuides el bienestar de tu hijo claro, pues adelante… Si no estás contenta, te sientes cansada y piensan que no puedes más, tienes que cambiar. Y no escuchar que es que “es normal”. Cuando tu estás “hasta arriba” eso no tiene nada de normal. Ahí es cuando me jode que lleguen personas y te digan que te tienes que aguantar.

      No sé si te ha quedado clara mi postura…

  10. Pingback: Blogs de papás y mamás: intrusismo en la crianza, nuevas experiencias y charlas | E7radio noticias, de Venezuela y el mundo

  11. 100% de acuerdo con tu post. Mi experiencia es exactamente esa. Hice todo lo que la crianza con apego decía que había que hacer porque si no sería una madre desapegada, ¿no?, y claro, yo no quería ser eso, quería ser una buena madre, quería tratar bien a mi hija y que fuera una niña segura y feliz y bla bla bla… Total, aquí estoy con una niña de 15 meses que usa mi teta de chupete día y noche, a todas horas. No puedo ni salir de casa porque me empieza a desnudar y me pone nerviosa.

    Yo siempre digo lo mismo, sustituye hijo por marido (que es lo que hace Carlos González en sus libros pero siempre en una dirección, no en las dos) e imagina las cosas que haces por tu hijo pero no harías por tu marido aunque es también una persona a la que quieres mucho. Así te das cuenta de que muchas de las cosas que haces por tus hijos no las haces con la convicción de que crees que es lo mejor, sino por la presión de qué pasará si no lo haces. Los pediatras son los más peligrosos porque al final son médicos y piensan como médicos, y esa manera de pensar es la de: no hay más mundo que el que aparece en mis libros y lo que aparece en mis libros es el mundo.

    • Es lo que yo temía con Diego, cuando empezó a ponérse de esa manera, querer teta a todas hors y por la noche igual intenté cambiar. No puedo decir que haya ido a mejor en cuestión de sueño pero en lo demás si. Ya puedo hacer más cosas y él se entretiene con otras que no sea yo. Creo que eso es sano. Por la noche es que no se soltaba, ya lo contaré más detenidamente pero fue tremendo. Se la quite creyendo que dormiría mejor y bueno, no ha sido así pero por lo menos mis tetas están a salvo. Qué doloooor.

      Y bueno, si me permites un consejo muchas veces pensamos que no son capaces de hacer algo por si mismos o que van a hacer alguna cosa determinada y nos sorprenden cuando cambiamos de táctica y resulta que ha funcionado mejor de lo que pensábamo. No dudes en cambiar si piensas que no está yendo bien la cosa. A largo plazo será mejor, o eso quiero creer jaja. Por la parte que me toca.

Deja un comentario

Required fields are marked *.