No es pais para madres

Prometo hoy no ser madre

| 7 Comments

Prometo que buscaré de nuevo en el fondo de mi ser a Ana. Prometo que no viviré por y para ti perdiendo cada pluma de mis alas en cada beso regalado.

Cada pensamiento, cada mirada, cada caricia se pierde en tu piel. Piel que es mía, y suya. Pero piel que es de todos. Del mundo entero.

Nueve meses a cuestas hinchando vida cada segundo del día. Creciendo y cogiendo lo que te daba la gana de mí. Queriéndote con cada movimiento sutil de tu cuerpo. Cuerpo que he hecho, que hemos hecho. Pero cuerpo que no es mío. Es del mundo entero.

Saliste de lo más profundo de mi ser y ya no volveré a ser la misma. Te doy mis años de juventud, mis horas de sueño, mis ilusiones, mi pelo, mis manos y mis pies. Te doy todo el tiempo que tengo y el que no también. Sin embargo, aún sabiendo que cada lágrima tuya es mía, cada grito, cada balbuceo, cada sorrisa, cada paso, cada pliegue de tu piel, sabiendo todo eso, he de abrir mis brazos y dejarte al mundo. Él es del mundo entero.

Y sentir que no soy yo, que Ana se ahoga y muere cada segundo que dedico a cuidarte, a educarte, a quererte. Ya no soy esa de las mil caras. Ya no tengo puertas cerradas. Están abiertas y dentro no existe nada. El viento es el único que amuebla mis ideas, pero arrasa con todo dejando vacíos que te llevas con el egoísmo inconsciente que te ayudará a formar tu “yo”.

Pero prometo buscarte, Ana, entre tanto caos en forma de ojeras oscuras y frías como la profundidad del océano. Prometo mirarte de nuevo y que volvamos a cogernos de la mano. Prometo no sentirme culpable por querer encontrarte.

Prometo no querer ser madre mientras hablamos.

 

 

Post relacionados

7 Comments

  1. Precioso Ana! y tan real como la vida misma. Un abrazo guapa!

  2. Me ha encantado

  3. Qué razón tienes, Ana, y qué bien escrito! Yo también estoy buscando a mi “Ana” perdida entre cada pliegue de mi niño, entre cada vómito y cada sonrisa. Yo también quiero no ser madre a ratos y no sentirme culpable de ello. Y nuestros niños, como bien dices, son más del mundo que nuestros, lo que pasa es que todavían nos necesitan más que al resto del mundo! 😉 Ánimo y a encontrarte de nuevo!

  4. Precioso y tontas de nosotras por querer ser madres a tiempo completo porque no somos máquinas aunque lo pretendamos!

Deja un comentario

Required fields are marked *.